Páginas vistas en total

sábado, 11 de diciembre de 2010

EL PUEBLO THARU DEL TERAI. NEPAL

 El Terai es la región del bosque, la más extensa de Nepal, la que cae desde las altas cumbres del Himalaya y se desborda hasta las fronteras con la India. Hay en ese inmenso territorio vive el pueblo Tharu.

Cuando los mongoles invadieron la India en el siglo XVI los rajputa se enemistaron con un rey musulmán que quería casarse con una de sus jóvenes. Mujeres y niños huyeron hacia el Este a través de la India, mientras que los hombres se quedaron a luchar. Los tharu, como se conocía a los refugiados, se asentaron en ese bosque llamado el tarai, en la frontera entre Nepal y la India. Cuando se supo que todos los hombres rajputa habían muerto las mujeres empezaron a casarse con los esclavos que las habían acompañado hasta allí.

Esta gente permaneció incomunicada con el resto del mundo en el lugar donde se había establecido. Entre otras cosas, sus grandes protectores eran los mosquitos transmisores de la malaria, que ahuyentaban a cualquier extraño que tratase de acceder. Los tharu no eran completamente inmunes, pero sus cuerpos habían desarrollado cierta resistencia a la enfermedad mortal. De este modo empezaron a vivir de un modo muy primario, buscándose la vida –como lo habían hecho escapando de los mongoles, pero esta vez en completa paz.

Esa es la historia de este pueblo, los Tharu siguen cultivando la tierra como antaño, con sus animales, siguen recogiendo sus frutos como antaño, a mano y siguen recolectando el arroz con el esfuerzo y el sudor y con la calma y la paz que lo hicieron sus antepasados siglos y siglos antes. Ahora el mundo occidental llega hasta ello en forma de turismo y ellos, miran curiosos a todo el mundo, son amables y se dejan retratar y les gusta charlar contigo.

La erradicación de la malaria nos ha hecho a todos más cercanos al pueblo Tharu y ahora ya no viven tan aislados como antes pero será quizás esa abertura al mundo lo que puede hacer que comiencen a perder sus costumbres y su forma tradicional e vida. Pero es el precio que han de pagar a la modernidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario