Páginas vistas en total

jueves, 13 de febrero de 2014

15 HISTORIAS CON ALMA(III). CHANQUETE NO VIVE EN ESTA VIEJA BARCA VARADA DE NAVARRA




Esta tercera historia con alma después de Bilbao y Donosti, nos habla de la lucha que la crisis a traído a nuestros pueblos del interior y sus sencillas gentes que pelean día a día alejados de los grandes centros de poder de Madrid por sobrevivir a la crisis.

Las Bárdenas Reales, la laguna de Pitillas, la de los Dos Reinos, son lugares que muchos naturalistas conocen bien y que hasta hace poco tiempo recibían muchos turistas, sobre todo franceses y que conocían el ruido de los cazas aéreos españoles que vienen a practicar el tiro en la Bárdenas. El turismo hasta hace unos años era prospero y Francisco y su mujer vivían de un negocio de albergue y restaurante, las Dos Haches, que compartían con una actividad de naturaleza, eran felices y hacían felices a muchos, pero la crisis los fulminó..., como a tantos. La crisis y la mala gestión de los que deciden por nosotros sin consultarnos y han convertido la Bárdenas en un coto privado.

El Figarol es un pueblo de los que Franco se invento para repoblar áreas desiertas de España. Desde los años 60 allá sobreviven emigrantes e hijos de emigrantes. Hoy con todo cambiado, sobreviven y aguantan por que esa es la tierra que le vio nacer porque ya no queda nada.El Albergue dos Haches es la antigua residencia de arquitectos que llegaron a esta zona a explotar las minas, se duerme sencillo y bien y se come de gloria. Paseando por el lugar nos llama la atención un viejo barco varado en la tierra, muy lejos del mar. Francisco nos explica que es un viejo merlucero que se hizo traer de Hondarribia para darse el placer de verlo cada mañana e imaginarse que todavía rompían las olas en su casco. Pero como la crisis lo tiene ocioso, Francisco pintó el barco, lo arreglo y ha hecho en su interior un pequeño apartamento que alquila a los que pasan por allá.

Dentro dos camas, un camarote, una ducha y un pequeña cocina pero sobre todo, la idea que la imaginación no tiene límites, algo que le falta a nuestros políticos para sacarnos de esta puta crisis. Francisco, como Chanquete, ha creado una ilusión en los secarrales navarros, para él, para su mujer para un sobrino que tiene campeón de España de ciclismo y cuya camiseta de los juegos de Londres conservan en el bar, símbolo e icono de que lo que una sueña puede conseguirse, un olímpico en un pueblo de 300 habitantes. Chanquete no vivió para ver esta maravillosa locura pero le hubiera gustado conocer a Francisco y su barca anclada a 200 kms del mar Cantábrico.

2 comentarios:

  1. Con esta entrada solo puedo decir, gracias por decir lo que dices y tan bien.
    A pesar de esto, disfrutamos de una buenísima comida casera y de una mejor compañía, sin olvidar lo llena de vida que vimos la Laguna Dos Reinos, con esas hermosas aves y la sorpresa tan cercana de un estupendo ejemplar de zorro.
    Gracias José Luis por esta entrada, por tu amistad y compañía.

    ResponderEliminar
  2. jajaja lo del zorro te lo contestaré otro día, el famoso gato-zorro de la laguna de los dos Reynos dicen que los de nationla geographic ya estan preparando una expedición para ir a buscarlo jajajaj

    ResponderEliminar