Páginas vistas en total

martes, 2 de septiembre de 2014

MIS MUSEOS(VI) LA GARGANTA DE OLDUPAI: CUNA DE LA HUMANIDAD. TANZANIA (VII)

Hoy hemos llegado con Ecowildlife a la garganta de Oldupai, en un lugar entre el Crater del Ngorongoro y el parque nacional de Serengeti. Se trata de uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de toda África (en muchos de mis artículos he hablado de este lugar sobre todo en los que localizó el primer gran viaje de nuestros antepasados). Está localizado en el norte de Tanzania. El nombre de Oldupai significa literalmente "el lugar del henequén salvaje" y es una garganta de aproximadamente 150 m. de profundidad dentro del valle del Rift que contiene una larga serie de sitios en sedimentos lacustres que han ofrecido una amplia secuencia cultural (1,8 m.a. - 13000 a.C.), clave para el estudio del origen de la humanidad. Nuestra guía nos insiste, una y otra vez, en que no es Olduvai que es Oldupai, que el primero es una degeneración europea del nombre, pues dicho queda.

La garganta se extiende a lo largo de 50 km. y sus vertientes contienen unos 90 m. de depósitos. El valle es producto de la erosión de sedimentos que han sido depositados en yacimientos de lagos y ríos. Intercalados entre los estratos de arena y arcilla que cubrieron la mayor parte de los sedimentos se encontraron estratos de ceniza volcánica de las erupciones del ahora extinto volcán Olmoti. Todo ello permitió que se  sellaron los restos de nuestros antepasados y ha facilitado mucho sus estudio pero sobre todo poder ponerles fecha. En la garganta se han estudiado cinco niveles; el primero de ellos contiene restos de Australopithecus, fauna (cocodrilos, peces e hipopótamos), que atestiguan un periodo bastante húmedo. La garganta de Oldupai constituye uno de los lugares más importantes y emblemáticos del mundo y, por eso, los barrancos de este cañón también son conocidos como la Cuna de la Humanidad.

Como han demostrado muchos antropólogos y científicos, África es el único continente del planeta en el que aparecen fósiles que, a manera de eslabones, han permitido hablar de orígenes humanos a partir de un primate ancestral. Los más antiguos restos, a datar hace unos cuatro millones de años, se han encontrado en África oriental, en la depresión de los Mars (Etiopía), y también en Kenya y en África austral. Estos descubrimientos permiten hoy hablar de un phylum genético que a finales de la Era Terciaria diferencia a Australopithecus / Australantropos, a los que, junto con el llamado Homo habilis, hay que considerar quizá los primeros homínidos que conoció África, en la transición del Pleistoceno al Plioceno. Nuestra guía nos lo va explicando no solo de palabra sino que va señalando un panel donde se ve está evolución como el homo habilis utilizaba herramientas para la caza y como esa facilidad que le daba cazar le dejaba tiempo para otros quehaceres..., como por ejemplo el ocio para pensar y crear.

Los trabajos de excavación fueron iniciados por el matrimonio Louis y Mary Leakey en los años 1950 y se convirtieron en referencia obligada sobre el origen del hombre. En 1959, durante la expedición anual en Olduvai, Mary Leakey descubrió el cráneo de homínido que se llamó Australopithecus boisei, que se dató en 1.750.000 años. En 1961, Louis Leakey descubrió un ejemplar fósil de Homo habilis, de unos 2 millones de años.

Y aquí comienza nuestra historia. Haber podido volver a Oldupai con este grupo me llena de recuerdos pero sobre todo me hace reflexionar porque tantos viajeros a Tanzania ni siquiera se les explica esta historia y se les acerca al pequeño museo que alberga este "cuento" y restos de esos descubrimientos. A veces, muchas veces, la mayor parte de las veces pasamos por los lugares fagocitando sin tan siquiera pararnos a saborear donde estamos. Estoy orgullosos de que mis compañeros de viaje, este artículo es un homenaje a ellos, se creyeran esta historia y me acompañaran al encuentro de nuestra propia historia, a los orígenes de donde, estoy del todo convencido, partieron nuestros antepasados para poblar este planeta que  hoy nos acoge. Os dejo más fotos en este enlace.

6 comentarios:

  1. Muy bien redactado lo que dices y lo que dicen los antropólogos y científicos, pero no por eso van a estar en posesión de la verdad. También la Biblia está bien redactada y no por eso es cierto lo escrito en ella.
    Lo que hoy es, mañana no será. Premisa que hay que tener en cuenta en todo descubrimiento, hipótesis,etc.
    Mañana vendrá otro u otros y dirán otra cosa y os lo creeréis, diciendo que lo nuevo es desarrollo de lo anterior y así hasta que lo negro sea blanco.
    ¡Venga ya hombre!

    ResponderEliminar
  2. Querido Javier como siempre se demuestra en tu comentario que el eslabon entre el rudo australopitecus y el homo sapiens se debió quedar anclado en las montañas navarras, esto es una opinión mia viendo el entrecejo de Indurain ayer en la tele y hoy leyendote a ti, vamos a ver querido amigo cualquier cientifico saben que toda las leyes cienteificas deben ser refutables, y si no, pues no lo son. Todas deben ser formauladas para que pueden ser refutadas y hasta hoy que yo sepa, a lo mejor en la catolica universidad de navarra enseñan otra cosa, los paso dados por Leakey en Oldupai y sus descubrimientos, nadie los discute o si, los nacional catolicistas. Es decir que lo que aportan es que entre el bruto australopithecus y el más inspirado habilis hubo una transición, que este segundo supo adaptarse mejor, tenia mas tiempo de ocio para pensar y graicas a ello hoy tu puedes escribir tus cuitas y pensamientos. Es decir que aunque te empeñes eres mono, mono y que harías bien en avanzar en tu tiempo que te estas quedando atrasado y a lo mejor hasta el chimnpance te adelanta.

    ResponderEliminar
  3. Ya veo que no entiendes lo que quiero decir, tal vez sea porque no me sé explicar también como tú, no fui a la Universidad.
    Yo no discuto que seamos monos, lo que discuto son las afirmaciones de que descendemos de tal o cual mono y que tal sitio es el origen y que hace tantos o cuantos años. Esto es lo que quiero decir.
    Yo nacionalcatólico? jajaja. Pero si también te he querido decir, que la Biblia es una mentira tan gorda como los que se atribuyen el conocimiento absoluto de lo que has escrito.
    No te creas tampoco nada de los nativos, todos quieren apuntarse el tanto para que vaya la gente. Lo hacen igual todos los científicos que creen haber descubierto algo sobre esto.
    No estudies tanta antropología que se te va a secar la sesera.

    ResponderEliminar
  4. tendrias que salir de vez en cuando a conocer mundo en Murcia estas cosas no suceden jajajajaj

    ResponderEliminar
  5. JAJAJA. Lee esto (jajajajajajaja)

    Historias sobre el origen de la Humanidad hay muchas y van cambiando de cultura en cultura. Sin embargo, entre todos los relatos, hay ciertas características que se repiten como el mito de un primer hombre y una primera mujer, la crónica de un diluvio universal, etc. De todas ellas, hay una sumamente cautivante: La de origen sumerio. Instalados en la confluencia de los ríos Tigris y Éufrates, en la zona de Mesopotamia (actual Irak), este pueblo, de origen desconocido, adoraba a unos dioses que procedían de las estrellas, los Anunnaki.

    Su nombre significa, “Los que del Cielo a la Tierra descendieron” y todo lo que sabemos en cuanto a ellos se lo debemos al fallecido investigador Zecharia Sitchin, quien tradujo tablillas de arcilla de los sumerios y descubrió una historia cautivante. Si bien sus detractores alegan que lo narrado en dichas tablillas sólo son mitos, Sitchin siempre creyó que lo contado realmente ocurrió. Allí se habla de seres que llegaron a la Tierra hace muchos miles de años desde un planeta llamado “Nibiru” (mejor conocido como “Planeta X” o también “Hercólobus”), el cual se aproxima a esta parte del Sistema Solar cada 3600 años.

    Anunaki
    Foto: Blogs
    konekrusoskronos.wordpress.com

    La razón, del por qué eligieron nuestro planeta para asentarse, fue que necesitaban oro en grandes cantidades para calentar su débil atmósfera. Como Nibiru es un cuerpo celeste helado, necesitaban reflejar los rayos solares para obtener más calor. Descubrieron que la mejor fórmula para lograrlo era diseminar oro pulverizado en su atmósfera para que se obtuviera un efecto espejo.

    Cuando llegaron a la Tierra, al principio, edificaron grandes ciudades y crearon una vasta industria minera. Sin embargo y con el correr del tiempo, los trabajadores se cansaron de laborar en las minas y realizaron una huelga generalizada. Una ingeniosa solución la dio uno de sus jerarcas, Enki, quien usó a los primates terrícolas para realizar experimentos genéticos con ellos. Así nació Adapa (¿Adán?), el primer prototipo del humano terrestre (¿Homo Sapiens?) producto de la mezcla de los ADN de primates y de anunnakis.

    Con el tiempo, los humanos se multiplicaron y terminaron trabajando en las minas. Gracias a la ayuda de los Anunnaki, aprendieron a sembrar, se establecieron en ciudades y crearon templos para adorarlos.

    Pese a lo anterior, hubo un buen porcentaje de estos extraterrestres que no querían a los humanos. Liderados por Enlil, hermano de Enki, quisieron borrar a nuestros antepasados a como diera lugar. De ahí la historia del Diluvio Universal que casi acabó con nuestra existencia… Sin embargo, la facción que estimaba a los humanos nos ayudó a sobrevivir mediante un arca.

    ResponderEliminar
  6. si es que hay gente pa to, menos mal que seguimos estando algunos " seres intelegentes" en este caos de incultura jajaja

    ResponderEliminar