Páginas vistas en total

lunes, 15 de diciembre de 2014

BARES DEL MUNDO (III) UN FISTRO QUE ES ADORADO EN EL BAR CHINITAS DE MÁLAGA

Esta es otra historia que entrecomillo, si ya he hablado del Che Guevara y Sir Edmund Hilary y de algunos bares que se les relacionan, la de hoy tiene traca, ni ha hecho revoluciones, ni guerras, ni ha subido nunca una montaña, pero eso si ha viajado contando chistes y tocando las palmas por todo el mundo, no es otro que le fistro de los humoristas, el condemor de la gracia planetaria Chiquito de la Calzada.

El hecho es que salí de un congreso en Málaga y tenía unas horas para pasear, baje por la alameda Principal siempre siguiendo las huellas del malagueño insigne, Pablo Ruiz Picaso, es curioso venir a Málaga y hablar de Chiquito y no de Picaso. Hacía buena tarde y el sol chocaba contra las blancas fachadas haciéndome guiñar los ojos. Calle Larios arriba, las tiendas vacías de clientes y llenas de “voyeurs”. En la plaza del Obispo las mamas pasean a sus bebes delante de la catedral mientras que los güiris, también “voyeurs”, se fotografían delante de los coches de caballos, animales cansados, conductores aburridos.

A lo lejos, el Faro de la Bahía mira al mar guiñándole un ojo. Por el Callejón de Chinitas me colé entre charcos de regadío y olor a pescadito frito. En la Bodega del Matapenas, cayó la primera caña con un pincho de sepietas. Pequeño animal que dio su vida para regusto de comensales, El FROM persigue a los pescadores de pezquiñenes, nadie ve las tapas, los clientes las comemos…, todos culpables. Y así voy tumbando por los bares del barrio entre cañas y tapas hasta llegar al templo de CHINITAS.

Pescadito frito, tortilla de camarones y garbanzos con sepia. Una, dos, tres cañas me animan, el camarero serio me sirve aceitunas. Con los ojos turbios le veo en la barra, es Chiquito de la Calzada, el mismo que preside la sala pintado en un cuadro. El cuadro jovial y alegre, el de la barra tuvo tiempos mejores, el traje, el mismo, la sonrisa perenne, el vino clarito, Tio Pepe..., de fondo sigue tocando el pianista, Chiquito toca las palmas…, nos saluda como si saludará al tendido de sol, abandona el gesto y se va y yo me quedo mirando la fea estampa del José Tomás inmortalizado también en la pared, dicen que buen torero a los que les gusta, asesino para los detractores, lo que tengo claro es que no es un artista, nadie que trabaje con la muerte puede ser un artista, eso si lo tengo claro.

Una gitana me interrumpe, ve en mis ojos la suerte y en el bolsillo 23 euros, me pilla desprevenido y acabo comprando el décimo de lotería de navidad, pagando la cuenta y caminando Larios abajo con la sonrisa a media asta y el pensamiento perdido en el momento.

Comorrrrrrr, si, esta claro, en Málaga merece la pena liarse entre cañas y tapas y acabar viendo fantasmas que nunca marchan cuando ya ha caído la noche y uno camina torcido buscando el hotel. Cuando ya  se me aparecen las luces salvadoras, me viene a la memoria lo que escuche esta tarde en el Bar Chinitas de boca del cómico surrealista, tan surrealista en su arte como su paisano Picasso: "Fistro es una palabra planetaria, de una galaxia lejana, de 1.801" y se quedó tan ancho. La vida te da sorpresas, sorpresa te da la vida ¡ay dios¡...

No hay comentarios:

Publicar un comentario