Páginas vistas en total

jueves, 8 de octubre de 2015

POLONIA (II)EL HORROR DEL GUETO DE VARSOVIA.

El Gueto de Varsovia fue el gueto judío más grande establecido por la Alemania Nazi en Polonia durante el Holocausto, en la Segunda Guerra Mundial. Durante los tres años de su existencia, el hambre, las enfermedades y las deportaciones a campos de concentración y de exterminio redujeron su población de un total estimado en 400.000 a 50.000 habitantes. Esto son los datos oficiales. Las penurias, la barbarie, los asesinatos, el dolor, el horror que allí se vivió y que se extendió por toda Europa por culpa del ejercito y del gobierno alemán con las complacencia de sus ciudadanos y que hasta los más jóvenes son capaces de reconocer solo leyendo las leyenda escritas sobre el recuerdo del muro que se conserva en el barrio viejo de Varsovia, no debería de olvidarse nunca por más que los mismos alemanes, sus aliados y los políticos se empeñen en borrar de la memoria colectiva y por mucho que el gobierno ( nuevamente los políticos) de los que sufrieron en sus carnes aquella represión , los judíos de Israel, se vuelque en negar que ellos aprendieron de aquel horror a reproducirlo con sus vecinos los palestinos.

Polonia fue una parte más de los distintos países y territorios donde se libraba el espanto de la guerra. Esa guerra que mato a millones de personas en toda Europa y que parece estos días, viendo la prepotencia de la señora Merkel,  todos hemos olvidado. La población polaca no judia, sufría asimismo los peligros y la represión que ejercían el ejército ocupante. Los gobernadores alemanes en Polonia, trasladaron al barrio judío de Varsovia, no solo a los judíos de la capital sino de muchos lugares cercanos. Inicialmente el perímetro fue cercado con alambres de púas y posteriormente levantando un muro de 3 metros de altura y 18 kms. de largo… Todo eso es visible todavía en la capital polaca. El gueto era parte de la cadena de terror y destrucción de la política nazi.

Aunque se crearon grupos de resistencia en el interior del gueto y hubo heroicidades de gente desesperada, el hambre, los asesinatos selectivos y las enfermedades aniquilaron prácticamente a aquella población y además muchos de aquellos judíos polacos fueron conducidos a los campos de exterminio. Y todo eso parece que ya lo hemos olvidado.

En el suelo donde antes hubo un muro, hoy queda una reproducción, en la pared una placa, en el centro del barrio un mausoleo pero en la calle, en el carácter del polaco, en la sumisión del país a una Europa dirigida por alemanes nuevamente, se nota que esa europeidad que proclaman los dirigentes polacos, no está imbricada en su sociedad y déjenme que les diga, la mayor parte de los turistas que visitamos Polonia, huimos de esta zona del gueto, no queremos saber y la otra mitad, pasamos por encima indiferentes y sin darnos cuenta de que lo que sucedió allí…, y personalmente pienso que no deberíamos olvidar nunca y que el gobierno alemán, el país,, Alemania, no ha pagado todavía tanto dolor…, mientras haya alguien que recuerde aquel horror, no habremos pagado, no habrán pagado los alemanes la deuda que tienen con Europa…, y no hablo de primas de riesgo y del Ibex 35, hablo de recuerdos, de sentimientos de sufrimiento…, nunca deberíamos olvidarlo por más que pensemos que no volverá a suceder… en Palestina, en el Sahara está sucediendo, en Ruanda, ya sucedió de nuevo, en Argentina lo tienen muy reciente...

No hay comentarios:

Publicar un comentario