Páginas vistas en total

lunes, 18 de julio de 2016

VIAJAR CON NIÑOS EN LA GOMERA: DE COMO CRISTÓBAL COLON CAMBIÓ EL MUNDO

Partió de Cabo de Palos el almirante Cristóbal Colón con la vista fija en las Islas Canarias. Tenía sus barcos y la bendición real pero todavía le faltaban mas cosas, lo que hoy conocemos como patrocinio y quien sabe, según dicen las malas lenguas, le faltaba la bendición de su señora Beatriz de Bobadilla y esta, casada con el Conde de Osuna, Hernan Peraza, vivía y gobernaba en la Isla de La Gomera.  Quizás el enlace que les dejo sea un poco sesgado, pero es para que entiendan como se cuenta la historia depende el bando.

Sea como fuere, hoy siguen zarpando desde Huelva modernos ferrys de la compañía Naviera Armas, que sin quererlo, dos veces por semana rememoran aquella travesía intrépida y nos llevan desde la península hasta las Isla Canarias.  Y una vez en La Gomera, los lugares colombinos se nos aparecen uno detrás de otros, más cuidados o menos explicados pero ahí están todos. Nosotros partimos desde Tenerife con la Naviera y nuestro capitán nos enseño su sala de navegación, sus instrumentos y nos recordó que Colón conocía muy bien ese mar que iba a descubrir y sobre todo conocía el secreto de la estrella Polar que no debía perder de vista. el Almirante era un adelantado a su tiempo.

En la avenida del mar encontraremos un mosaico,  que rememora la navegación del almirante italiano y narra como, fruto de la casualidad y de unos vientos hasta ese tiempo desconocidos, los vientos alisios, da con los huesos de sus maltrechos barcos en las " Indias", o sea en América. Sobre ese mosaico, los pequeños va recordando la historia y saltan desde sus ciudades, Barcelona, Zaragoza, Madrid..., hasta la Española o Guarani y nos relatan ellos mismos lo que recuerdan de Colon, Americo Vespucio, Gitanillo de Triana, historias aprendidas sobre la marcha en sus escuálidas clases de historiay nos cosen a preguntas sobre los monstruos que había en el mar y si en el barco que nosotros llegamos era parecido al del almirante.

En frente de la playa nos encontramos La Torre del Conde, lugar donde se refugio Beatríz de Bobadilla tras el levantamiento de los guanches gomeros, historia esta contada en la tradición y que no deja lugar a duda de la catadura moral de esta princesa castellana. Y en la calle mayor los grandes lugares colombinos por excelencia, la Ermita de la San Sebastián, dicen que fue el último lugar donde oro el beato comandante. Cerca de ella la Iglesia de la Concepción lugar donde los castellanos "escarmentaron" el alzamiento gomero y por último la Casa de Colón, en obra, y el edificio de Turismo de La Gomera donde se encuentra el famoso pozo de "la aguada", lugar donde el almirante lleno sus barriles de agua y se despidió de tierra firme para adentrarse en el mar bravío. De tierra firme se despiden los pequeños para darse un chapuzón en la playa de la Villa, de arena negra y escasas olas y desde donde se ven zarpar los barcos que van a descubrir ese "nuevo mundo".

Pero antes de marchar, nos quisimos acercar hasta el nuevo restaurante del cocinero mas famoso de la isla Fabian Mora. Desde su Capricho en el puerto, como lo hiciera en sus inicios en Arure, fabína ha conquistado la gastronomía isleña con platos que de bien seguro ya comían los navegante de aquellas épocas: queso con miel, papas con huevos rotos, pero sobre todo, con la excelente carne de cerdo ibérico sobre cama de manzana, elegante, fina y que encanto a los más pequeños. Todos quisieron regalar al maestro un dibujo y fografiarse con él para inmortalizar el instane "michelin".

Os he dejado más fotos y dibujos en este enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario