Páginas vistas en total

jueves, 16 de marzo de 2017

UN NATURALISTA EN EL REINO DEL TIGRE(III): DE COMO LOS NIÑOS PUEDEN SALVAR EL TIGRE


Mujer de la etnia Mogya en el taller de estampación

En cualquier situación crítica de la vida, lo más importante es la cohesión en los mensajes y el conocimiento por partes de todos los actores  involucrados para salvar las crisis. No es cuestión de uno solo, es cuestión de la suma de muchos esfuerzos llegar a la solución del problema del tigre de bengala en la India. Y esa suma de esfuerzos, comienza por los más directamente relacionados con el territorio del tigre, los hombres, mujeres y niños que comparten su territorio.

Hace unos años, un vecino de Ranthambore, Fater Singh, se dio cuenta de que todos los esfuerzos por proteger al tigre de bengala en el parque serían baldíos si no lograban convencer a los cazadores furtivos que se sumaran a la causa, a ellos y a sus familias. En el mercado de Shanghai se llega a pagar 4800 dólares por un kilo de polvo de huesos de tigre para la medicina tradicional china. Ese es el verdadero problema.

Los pequeños estudian y se forman para el futuro del parque

Singh creo el proyecto DHONK, que significa, el pueblo, y allá reunió a todos los antiguos ojeadores del marajá de Jaipur, gente de la etnia  de los Mogya que cuando se abolió la matanza de tigre y el marajá abandono sus tierras en beneficio del parque nacional, se quedaron sin trabajo y sustento  y se vieron abocados a salir a buscarlo donde fuera. Aunque fuera a costa del tigre de bengala en peligro de extinción.

Los Mogya, son gentes de casta baja cuyos hijos heredan ese estatus y cuyas mujeres solo pueden trabajar en oficios sencillos y mal pagados. Y su necesidad se convirtió en el peor aliado para el tigre. Singh les convenció para que dejaran de matar tigres. Ésta etnia es la responsable de la desaparición del tigre del vecino parque de Sariska. A cambio, él conseguiría sponsor para que pudieran pagarles su formación como rangers del parque y conductores. A sus mujeres les creo un taller de costura y diseño de telas y les concedió microcréditos para que pudieran tener su propia máquina de coser y montar su propio negocio, así cuando el turista no venga en la época del monzón o la crisis, ellas pueden mantener a sus familias con sus ingresos y lo más importante, a los niños les creo una escuela. Van internos de lunes a viernes y estudian para ser mujeres y hombres del mañana, para formarles en salvaguardar el territorio y los seres vivos que lo habitan y así no tener que salir a cazar. Estar internos les permite formarse a tiempo completo y esperar la oportunidad que una beca o una ayuda les pueda lanzar a mejores metas. Singh y su familia han conseguido que los antiguos cazadores de tigres de Ranthambore, sean hoy sus guardianes más feroces.

Hoy hemos estado con ellos, le hemos llevado un rato de diversión, hemos escuchado sus historias,  nuestros amigos de Vinzeo les han donado dos máquinas eléctricas de coser para el taller de formación y libros y material escolar para los pequeños, que como era fiesta, han venido todos a saludarnos. Pero lo más hermoso de todo, ha sido escuchar de boca de una pequeña como hace dos semanas un tigre, quizás Shere Bagh, se plantó en medio del poblado y estuvo un buen rato mirándolo todo. Me dijo que sintió miedo, ella y los suyos, pero que no creía que el tigre hubiera venido a llevarse a ningún niño, que su cara no tenía “maldad”. Quien sabe, quizás el rey de la selva solo vino a ver como avanzaba el proyecto y a dar las gracias póstumas al gran Singh por la labor que está haciendo su familia ahora que él ya no está para verlo.

Hoy de nuevo hemos tenido un momento de emoción entre las gentes que viven en entornos naturales y que son parte importante para la conservación de los seres vivos que habitan esos espacios. Hoy todos, incluso tú lector, hemos tenido un momento para la reflexión. El parque ha salida ganando, cuando comenzó el proyecto solo había 18 tigres hoy 63 son los animales que campan en libertad por el parque.

Os he dejado más fotos del proyecto y del viaje en este enlace. Y por supuesto de los tigres que hemos visto en libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario