Páginas vistas en total

martes, 16 de noviembre de 2010

EL KAMASUTRA EN KHAJURAJO

 La verdad es que no lo esperaba, después de tantas horas de avión y aterrizar en Khajurajo en el estado de Madia Pradesh, lejos, muy lejos, no esperaba encontrarme en medio de una ciudad-templo del siglo XX. Es posible que la llevara escrita en mi “mapa en blanco”, pero el agotamiento y las ganas de meterme una ducha refrescante podía más que las ganas de encontrar nuevo lugares para mi mapa.
Añadir leyenda

La suerte, el azar o el destino hizo que conociera en este viaje a un peculiar guía hindú que habla español. Su persistencia me llevo a las calles, patrimonio de la humanidad, de este pueblo perdido en las llanuras indias. La admiración es la única palabra que me sale al ver tanta belleza junta. Templos y templos edificados por los fieles a sus dioses. Dioses de nombres hindus, deidades reencarnadas una y mil veces, piedras talladas tan finamente que serian ejemplo vivo para nuestros estudiantes de arte.


No sirve este blog para enseñar arte, es simplemente un contenedor de relatos de su autor de experiencias y vivencias. Como las que tuve contemplando las finas tallas de Khajurajo. Los dioses transformados en seres que deben ser amados…, y que aman. Por que el núcleo central de cada templo es una escena real del Kamasutra. El Kamasutra es el libro sagrado del amor hindú, todas y cada una de sus enseñanzas, están escritas para alcanzar el grado máximo en el amor.


Y los constructores de estos templos de la primera centuria, Patrimonio de la Humanidad, supieron dar realce y esplendor al amor. En cada cuerpo central, un grupo de figuras representa una página del libro sagrado. Apoyada sobre una pierna una hermosa talla de mujer recibe el amor de su hombre que la abraza con una pierna mientras se une a ella. Tres mujeres, en otro tronco, son amadas por un mismo hombre o un grupo de figuras masculinas y femeninas se suceden en posturas altamente recomendables, mientras que su lado una pareja práctica la noble postura del 69.

En el centro de Madhia Pradesh, en el corazón de la India más profunda, rodeado de jóvenes indios y extranjeros curiosos, entendí que el amor es algo más que copular, es un arte para cultivar y practicar como hicieron los dioses y brahmanes hindúes. Y esto es todo lo que hoy os quería contar

No hay comentarios:

Publicar un comentario