Páginas vistas en total

lunes, 25 de febrero de 2019

LOS MEJORES LUGARES PARA VER FAUNA IBÉRICA EN ESPAÑA




2018 fue un año que disfrutamos de nuestra gran fauna ibérica durante los doce meses, tanto en el norte de España con el avistamiento de lobos y osos, como en el Centro con la puesta en marcha de nuestro proyecto en la Sierra de Guadarrama del taller de rastros de lobos y nuestras salidas a Monfragüe, como también en el sur, donde el taller de lince ibérico ya va por su tercera edición.

Queríamos comenzar el año con algunas fotos de esos encuentros pero sobre todo recordando los mejores lugares para avistamiento de la gran fauna ibérica y los talleres y encuentros que tendremos para 2019 en los parques nacionales y espacios naturales de España.

1. Osos Parque natural de las Fuentes del Narcea (Asturias)

Vitor es un gran guía y además conoce a los osos desde pequeño, se crió en el valle de Degañá en Asturias y allá ha coincidido muchas veces con ellos. El aumento de la población de oso pardo y el avance del bosque hacia los pueblos, ha creado una vecindad entre plantígrados y humanos en aquellos valles. Nos cuenta este joven asturiano. Nos cuenta este joven asturiano, que lo mejor es cuando te los tropiezas, hacerle ver que estamos allá, hablar y gritar, el "oso es cegato y al oírnos se irá, no les gustamos mucho". Con él y su empresa salimos cada temporada en busca del encuentro con el gran plantígrado en nuestras salidas de Wildlife Spain.

En esta parte del territorio nacional contamos con  260 ejemplares del oso ibérico y es el corazón del territorio de los osos en España. Los mejores momentos para verlos son el amanecer y el atardecer. Y en cuanto los mejores meses para salir a avistarlos, sin duda de abril a junio cuando las osas salen con su nueva proles y luego más tarde de agosto a noviembre cuandoaprovechan los frutos del otoño antes de la época dura del invierno.  Este año haremos una salia completa para ver toda la gran fauna en Julio y dos salidas específicas de osos en el puente de mayo y Octubre.



2. Buitres y águilas imperiales. Parque Nacional de Monfragüe (Cáceres)

Es difícil encontrar un lugar donde ver a la vez buitres leonados y negros, águila imperial y reales pero en el parque nacional de Monfragüe es posible.  Y hasta allá saldremos de nuevo esta primavera, a finales de mayo  para hacer el pleno de encuentros. En la Portilla del Tietar o en el Salto del Gitano, auténticos iconos de los birdwatchers de todos el mundo intentaremos de nuevo traernos la foto de la reinas de los cielos ibéricos, el águila imperial, una especie que solo vive en la península Ibérica y de la que quedan alrededor de 330 parejas reproductoras. Y como no, ya que vamos, también a la cigüeña negra, una especie que también pasó por momentos dramáticos y que afortunadamente ya está presente todo el año con alrededor de cien ejemplares.


En España tenemos la mayor densidad de ejemplares de quebrantahuesos en Europa. Antaño casi extintos hoy las poblaciones pirenaícas cuentan con un buen número de ejemplares nidificantes. Hay también quebrantahuesos en Asia (Cáucaso e Himalaya) y África.

Este año saldremos en varios de los puentes de otoño a verlos a ambos sitios. En Noviembre nuestra clásica salida a Navarra ya tiene los primeros inscritos.



4. Cachalotes, Orcas y delfines Estrecho de Gibraltar (Cádiz)
Entres los meses de marzo a octubre en el estrecho se concentran grandes cantidades de cetáceos, unos que viven allá de forma permanente como delfines (comunes, listados o mulares), calderones, ballenas piloto y otros como orcas y cachalotes que se adentran a estas aguas entrado el verano en busca de su comida favorito, calamares gigantes y atunes en una zona llamada Las Bajas, frente a las costas de Tánger (Marruecos). 

Varias embarcaciones científicas y algunas de recreo lo recorren en esa época para verlos, nosotros llegamos en Julio y alargamos nuestras salidas hasta Septiembre cuando se marchan las orcas. También aprovechamos la épocas para ver la migración post nupcial de las aves en su regreso a África, este año haremos dos salidas en Junio y Julio.

5. Lobos Sierra de la Culebra (Zamora) y Sierra de Guadarrama(Segovia)

El lobo ibérico (Canis lupus signatus) tiene casi tantos amigos como detractores, unos lo quieren muerto y otros pierden, a veces el oremus en su defensa. En España, al norte del Duero se registra una de las mayores densidades de su población en Europa Occidental. Cualquier época del año es buena para observarlos, en primavera por que no paran de moverse, en verano porque los lobeznos, nacidos en mayo se dejan ver y en invierno por que porque la nieve los hace muy visibles, cuando toda la manada caza reunida.

En ambos lugares tenemos excelentes colaboradores y salimos varias veces en la temporada pero sin duda, la Sierra de Guadarrama y nuestros talleres de lobo, son el mejor lugar para las observaciones. Con nuestro compañero y experto lobero Antonio Herrero saldremos este invierno a seguir sus huellas, sus rastros en la nieve y situarnos en una ladera de la sierra, donde no interferimos, a intentar localizarlos. En verano , también visitaremos estas fincas ganaderas como una de las etapas y luego en verano en un tour completo para buscar los cinco grandes de la fauna ibérica por todo nuestros espacios naturales 




6 Lince ibérico. Parque Nacional de Doñana (Huelva) y Sierra de Andujar (Jaén)

La pérdida y la fragmentación de su hábitat fue y es, la peor de las amenazas que se ciernen sobre el lince ibérico. De nada sirven los esfuerzos destinados a criar en cautividad a una especie si no le dejamos sitio donde vivir. A pesar de todo algo se está haciendo bien tanto en la Sierra de Andujar como en el parque nacional de Doñana, cuando se mantiene y crece en ambos lugares la mayor población del lince ibérico en el mundo.

La especie aumenta sus efectivos lentamente en sus dos baluartes clásicos, Andujar y Doñana. El programa estatal de cría en cautividad y reintroducción se ha puesto en marcha para crear nuevas poblaciones viables, buscando recuperar al lince en su antigua área de distribución.

Este año pasado pusimos en marcha nuestros talleres de línce ibérico en el entorno de Doñana con Manue Sosa, experto lincero, y ya está en marcha la tercera edición. Pero luego en primavera y verano tenemos diversas salidas al interior del parque con Antonio Lancho y disfrutaremos de ambos entornos. Tenéis las fechas en este calendario.

Y como colofon, en el mes de Julio cuando unimos todos esos parques y espacios naturales en uno y hacemos una salida larga de una semana para intentar que nuestras cámaras retraten los cinco grandes, la haremos en Julio, si queréis acompañarnos en este enlace todo la información.

viernes, 22 de febrero de 2019

UN NATURALISTA TRAS LOS PASOS DE DARWIN (VI). MUSEO DE HISTORIA NATURAL DE OXFORD.


Hemos continuado de la mano de Ecowildlife la aventura que iniciamos para seguir el genio y gran maestro de la evolución Charles Darwin y si en anteriores artículos recogimos información sobre su casa de Downe,  el museo de Ciencias Naturales de Londres o rendir homenaje a los grandes patrocinadores de la ciencia mundial en el BritishMuseum, hoy nos acercamos hasta Oxford para en dos artículos recoger datos sobre la importancia de la Universidad en la vida de Darwin.

El Museo de la Historia Natural de Oxford ya nos sobrecoge en su misma entrada, ya que un  pequeño monolito nos recuerda una de esas escenas que se asientan en la memoria de todos los que amamos la ciencia. El 30 de junio de 1860 tuvo lugar aquí en la Universidad de Oxford el encendido debate entre Thomas Henry Huxley, uno de los mayores defensores de las teorías recién publicadas en “El Origen de las Especies” de Charles Darwin y el obispo Samuel  Wilberforce, el contendiente más famoso contrario a las mismas. Allí se dio el primer paso para que la teoría de la evolución hiciera tambalear de forma definitiva  a la pacata sociedad victoriana de la época y saltase sus fronteras.

En el Museo de Historia Natural de la Universidad de Oxford es un edificio victoriano bellísimo que fue inaugurado en 1860 y cuyo fin es dar acogida a dos museos muy especiales, el de Historia Natural y el Pitt Rivers Museum, especializado en antropología. Esta catedral de la ciencia (como les gusta denominarla a los científicos de la Universidad de Oxford) es incluso más espectacular en su interior, pues la exposición principal está ubicada en un Gran  Salón techado con un tejado de cristal que soportan 30 columnas de hierro rodeadas de cuatro arcadas que dan lugar a un llamativo claustro en el que se mezcla la maestría de la ingeniería victoriana y la belleza del gótico.

Sobre esas columnas descansan figuras de homenaje a grande investigadores y científicos como Darwin, Newton, Galileo, Bacon y muchos otros y sobre su paredes y vitrinas, momentos, hitos, teorías y sueños de un mundo que ha ido cambiando en su avance gracias a a la labor de científicos y profesores, muchos de los cuales,  pisaron las famosa universidad de Oxford.


En su interior también podremos admirar y ver animales ya extintos como  la voz apagada de la más famosa ave extinguida de la historia, el dodo, una curiosa ave que desde su vitrina, nos enseña que el camino de nuestra presencia en la tierra, no puede hacerse pasando por encima del de otros seres vivos. Este viaje lo hemos hecho acompañados de varias familias con jóvenes exploradores y les garantizo que ha sido todo un descubrimiento para ellos así que , si están en Londres no duden que el museo de la Historia Natural  de Oxford debe ser un hito en su viaje. Mañana les cuento más.

martes, 19 de febrero de 2019

RUMANIA: EL PAPEL DEL TURISMO DE OBSERVACIÓN EN LA NATURALEZA


Al pie de la carretera encontramos esos curiosos colmenares trashumantes que tanto llaman la atención cunado las ves por primera vez. Se trata de un camión con un remolque preparado para alojar un gran número de colmenas de colores, en algunos casos más de cien. Apis mellifera carpatica es la subespecie más frecuente en estas explotaciones que venden sus productos directamente allí donde se instalan. En Rumania, aprecian las colmenas como la mayor farmacia natural posible.

La pista por la que empezamos a remontar el valle recorre prados ganaderos, donde los pastores profesionales llevan a cabo su duro trabajo, cuidando de rebaños de ovejas (existen censos que hablan de 9 millones de cabezas de ovino en el país) en unos hábitats con algunas de las densidades más altas de grandes carnívoros de Europa. Aquí mismo viven lobos grises, linces boreales y osos pardos en un estado de conservación envidiable y ninguno de ellos desdeña degustar la carne de cordero. En Rumania no se pagan indemnizaciones por las bajas que causa en el ganado la fauna salvaje. Aquí la responsabilidad cae casi por completo en los pastores que cuidan de los rebaños de varios propietarios en los pastizales de verano. Nadie les pide cuentas por muertes que puedan causar los osos o los lobos, y en ocasiones el lince, pero han de demostrar que la pérdida ha sido por esta causa. Eso implica siempre recupera la oveja muerta y es de imaginar el riesgo que eso conlleva. En muchas ocasiones le han de arrebatar su presa a un oso a garrotazos y es en estas ocasiones en las que se producen accidentes en los que el pastor lleva las de perder.

Por el camino, es posible observar grandes águilas. El águila pomerana con frecuencia y, con suerte, las imperiales orientales que regentan un territorio de cría en la zona.



Hacemos una escala en una cabaña forestal allí donde el valle se estrecha y empieza el bosque. Ati, es el encargado de la sociedad de cazadores de la zona que gestiona el observatorio de osos.

Hoy su finalidad es únicamente turística, pero durante muchos años, incluidos los primeros en los que viajábamos hasta allí, los osos eran especie cinegética. El manejo, heredado del régimen de Ceaucescu, consistía en un exhaustivo control de los osos presentes en la zona. En lugares como el observatorio, se proporcionaba alimentación suplementaria a los osos en el momento delicado en el que acaban de salir de la hibernación. No era raro en primavera observar excrementos de los plantígrados totalmente compuestos por maíz proveniente de estos aportes. También se utilizaban esos puntos, donde lógicamente se concentraban los osos de la demarcación para censarlos y para conocerlos individualmente. Incluso por sus rastros. También los osos los conocían a ellos. Esta política ha propiciado que en los bosques de transilvania exista una densidad de oso pardo unas quince veces mayor que la del parque nacional de Yellowstone y bosque aledaños.

Los hombres de bosque como Ati que se encargaban de cada cuartel registraban toda la información en su cuaderno de campo, escribiéndolo a mano. Lo he visto tomando notas cuidadosamente colocándose una pequeñas gafas redondas que contrastan con su aspecto rudo. Siempre he pensado en qué tesoros sobre la biología del oso pardo guardan los cientos de cuadernos escritos por hombres como él, durante décadas de seguimiento de campo.

Subimos andando por el camino que lleva al observatorio ya cruzando el robledal que se va transformando en hayedo. Ati me señala una huella de oso que sale del bosque a la pista. Es muy fresca y bastante pequeña. Seguro que pertenece a un joven. El veterano ranger sonríe con una ternura de quien reconoce a un amigo cercano. Entiendo la profunda empatía que siente hacia sus osos y entiendo su profesionalidad en el momento desagradable de ver como alguien ajeno al bosque pagase por cazar uno de ellos. Hoy eso ya no es posible en Rumanía, pues la caza de trofeo de grandes carnívoros quedó abolida en 2017. 

Será interesante observar cómo afecta este cambio a la conservación de estas especies en los Cárpatos. Y será interesante ver si el turismo de observación respetuoso que ya se practica allí hace años es capaz de coexistir con éxito con una convivencia milenaria de humanos y vida salvaje.

Si te apetece conocer el mundo del oso pardo en uno de sus mejores reductos mundiales, te invitamos a acompañarnos en las próximas expediciones de Ecowildlife Travel a la Rumanía salvaje.

JOSÉ CARLOS DE LA FUENTE
Naturalista y guía

domingo, 17 de febrero de 2019

POLONIA: BISONTES EN EL BOSQUE DE BIALOWIEZA

                                       

El bosque de Bialowieza, asentado sobre una llanura de más de 250 kilómetros cuadrados, a caballo entre Polonia y Bielorrusia, conserva, al menos en la zona polaca, el sabor de los bosques prehistóricos, cuando los mamíferos ungulados (el grupo de mamíferos más numeroso y diverso) campaban a sus anchas entre la espesura de la vegetación. Hoy en día, de todos los ungulados que han sobrevivido en esta masa forestal a la acción del hombre y a la implacable adaptación al medio, el más llamativo por su belleza, su imponente presencia y por su significación histórica es el bisonte europeo. También es el mamífero de mayor tamaño del continente. Aunque, llegados a este punto, conviene decir que la presencia de este mítico animal en Bialowieza vino de la mano del hombre –el mismo causante de su desaparición–, gracias a la reintroducción de la especie acometida desde los años 50 del pasado siglo. 

Nuestro compañero y guía Alfonso Palazuelos, nos trae unas imágenes de este mítico parque en el vídeo que acompaña, sus ungulados más famosos como el ciervo polaco y gigantescos jabalies  y un amanecer lleno de vida con la presencia de los últimos bisontes salvajes de nuestro continente. En agosto volvemos a salir al parque de la mano de Alfonso, tenéis toda la información en este enlace.

miércoles, 13 de febrero de 2019

RUMANIA: OSOS CONTRA LOBOS EN LOS CÁRPATOS

                                                 
Durante nuestra última escapada a Rumanía hemos sido testigo de un momento único e irrepetible.Nunca antes habíamos tenido un encuentro doble de osos y lobos, e instalados en nuestro mirador hemos podido observar el comportamiento de ambas especies en el muladar del Valle  De Strembei en el corazón del parque nacional de Piatria Craiuliu.

El vÍdeo que acompaña de nuestro compañero José Carlos de La Fuente nos deja ver varios úrsidos observados desde el fondo del bosque por una manada de lobos hambrientos.Merece la pena su visionado.

Estamos preparando una nueva salida para el próximo mes de abril. Tenéis más fotos de la expedición vivida es este enlace.

lunes, 11 de febrero de 2019

MIS MUSEOS(VI) LA GARGANTA DE OLDUPAI: CUNA DE LA HUMANIDAD. TANZANIA (VII)

Hoy hemos llegado con Ecowildlife a la garganta de Oldupai, en un lugar entre el Crater del Ngorongoro y el parque nacional de Serengeti. Se trata de uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de toda África (en muchos de mis artículos he hablado de este lugar sobre todo en los que localizó el primer gran viaje de nuestros antepasados). Está localizado en el norte de Tanzania. El nombre de Oldupai significa literalmente "el lugar del henequén salvaje" y es una garganta de aproximadamente 150 m. de profundidad dentro del valle del Rift que contiene una larga serie de sitios en sedimentos lacustres que han ofrecido una amplia secuencia cultural (1,8 m.a. - 13000 a.C.), clave para el estudio del origen de la humanidad. Nuestra guía nos insiste, una y otra vez, en que no es Olduvai que es Oldupai, que el primero es una degeneración europea del nombre, pues dicho queda.

La garganta se extiende a lo largo de 50 km. y sus vertientes contienen unos 90 m. de depósitos. El valle es producto de la erosión de sedimentos que han sido depositados en yacimientos de lagos y ríos. Intercalados entre los estratos de arena y arcilla que cubrieron la mayor parte de los sedimentos se encontraron estratos de ceniza volcánica de las erupciones del ahora extinto volcán Olmoti. Todo ello permitió que se  sellaron los restos de nuestros antepasados y ha facilitado mucho sus estudio pero sobre todo poder ponerles fecha. En la garganta se han estudiado cinco niveles; el primero de ellos contiene restos de Australopithecus, fauna (cocodrilos, peces e hipopótamos), que atestiguan un periodo bastante húmedo. La garganta de Oldupai constituye uno de los lugares más importantes y emblemáticos del mundo y, por eso, los barrancos de este cañón también son conocidos como la Cuna de la Humanidad.

Como han demostrado muchos antropólogos y científicos, África es el único continente del planeta en el que aparecen fósiles que, a manera de eslabones, han permitido hablar de orígenes humanos a partir de un primate ancestral. Los más antiguos restos, a datar hace unos cuatro millones de años, se han encontrado en África oriental, en la depresión de los Mars (Etiopía), y también en Kenya y en África austral. Estos descubrimientos permiten hoy hablar de un phylum genético que a finales de la Era Terciaria diferencia a Australopithecus / Australantropos, a los que, junto con el llamado Homo habilis, hay que considerar quizá los primeros homínidos que conoció África, en la transición del Pleistoceno al Plioceno. Nuestra guía nos lo va explicando no solo de palabra sino que va señalando un panel donde se ve está evolución como el homo habilis utilizaba herramientas para la caza y como esa facilidad que le daba cazar le dejaba tiempo para otros quehaceres..., como por ejemplo el ocio para pensar y crear.

Los trabajos de excavación fueron iniciados por el matrimonio Louis y Mary Leakey en los años 1950 y se convirtieron en referencia obligada sobre el origen del hombre. En 1959, durante la expedición anual en Olduvai, Mary Leakey descubrió el cráneo de homínido que se llamó Australopithecus boisei, que se dató en 1.750.000 años. En 1961, Louis Leakey descubrió un ejemplar fósil de Homo habilis, de unos 2 millones de años.

Y aquí comienza nuestra historia. Haber podido volver a Oldupai con este grupo me llena de recuerdos pero sobre todo me hace reflexionar porque tantos viajeros a Tanzania ni siquiera se les explica esta historia y se les acerca al pequeño museo que alberga este "cuento" y restos de esos descubrimientos. A veces, muchas veces, la mayor parte de las veces pasamos por los lugares fagocitando sin tan siquiera pararnos a saborear donde estamos. Estoy orgullosos de que mis compañeros de viaje, este artículo es un homenaje a ellos, se creyeran esta historia y me acompañaran al encuentro de nuestra propia historia, a los orígenes de donde, estoy del todo convencido, partieron nuestros antepasados para poblar este planeta que  hoy nos acoge.

En Semana Santa partimos de nuevo a las llanuras africanas, esta vez de la mano del biólogo y naturalista Alfonso Polvorinos que nos acercará a sus secretos y a la Gran Migración. Tenéis toda la información en este enlace.

viernes, 8 de febrero de 2019

UN NATURALISTA TRAS LOS PASOS DE DARWIN (V). LA TEORIA DE LA EVOLUCIÓN SE DEBATE EN OXFORD.


Recién llegado con Ecowildlife de nuestra escapada al mundo de Charles Darwin en Londres, me apetece recoger en el blog aquellos instantes que hicieron temblar nuestra pacata sociedad en esta última entrega de "tras los pasos de Darwin".

Poco antes de que “la Teoría de la Evolución” viera la luz, en una carta que escribió a su amigo Joseph Hooker, Darwin confesó que se sentía «como un hombre a punto de confesar un crimen». No era para menos. En la Inglaterra victoriana del siglo XIX, la idea de que todas las especies vivas —incluyendo el ser humano— no habían sido engendradas de un día para otro por la mano de Dios, sino que habían evolucionado durante millones de años mediante un proceso de selección natural, suponía una insolente blasfemia.

Desde el momento de su publicación  'El Origen de las Especies' en 1859  la sociedad británica se horrorizó, Darwin tuvo que sufrir humillaciones y desdenes entre otros, el de verse caricaturizado sobre el cuerpo de un mono.  La Iglesia Anglicana denunció que su aportación científica “constituía la visión más degradante del ser humano jamás concebida” y  tacho de perversas todas sus aseveraciones.

El 28 de Junio de 1860 tanto el obispo Wilberforce, “enemigo de científico de Charles Darwin y  Huxley, ferviente seguidor, amigo y denominado “el pitbull de Darwin”,  formaban parte de una reunión de la Asociación Británica para el Avance de la Ciencia en la que un autor, Charles Daubeny, leyó uno de sus artículos en los que se mencionaba la teoría de Darwin en la biblioteca de la veja universidad de Oxford ante casi 500 visitantes. Huxley, Owen y otros se enzarzaron en una breve discusión acerca de la evolución, pero la cosa quedó en agua de borrajas; Huxley decidió contestar a los argumentos de Owen (creador del museo de Historia Natural de Londres y otro de los que se oponían a las teorías de Darwin),  por escrito con pruebas científicas, y se negó a seguir discutiendo. Sin embargo, el obispo Wilberforce decidió dirigirse a los miembros de la Asociación dos días después, el sábado 30 de Junio, para explicar por qué la teoría de Darwin no se sostenía.

Al parecer, en el conato de debate entre Huxley y Owen de unos días antes, Huxley había afirmado algo del estilo de que lo importante era la verdad y los hechos, y que para él no significaría nada personalmente conocer que uno de sus ancestros había sido, por ejemplo, un gorila. De manera que Wilberforce terminó su discurso el sábado haciendo una broma al respecto, para convertir a Huxley en objeto de burla, haciendo una pregunta a Huxley que pasaría a la posteridad y que Wilberforce probablemente lamentaría más adelante: ¿Preferiría entonces el Sr. Huxley descender de un mono por parte de padre o por parte de madre?.

Esto dio a Huxley la oportunidad de decir que antes preferiría ser familia de un simio que de un hombre como el propio obispo, que utilizaba tan vilmente sus habilidades oratorias para tratar de destruir, mediante una muestra de autoridad, una discusión libre sobre lo que era o no verdad, y le recordó que en lo que se refiere a las ciencias físicas la “autoridad” siempre había acabado siendo destronada por la investigación, como podía verse en los casos de la astronomía y la geología. A continuación, atacó los argumentos del obispo y mostró cómo no se correspondían con los hechos, y cómo el obispo no sabía nada de lo que había estado hablando.  Esa postura acabo de decantar el debate sobre los amigos y seguidores de Darwin y sus teoría.

Las cosas siempre se exageran con el tiempo, no siendo cierto que este debate haya creado un antes y un después en la aceptación de las ideas de Darwin y sus partidarios; sin embargo sí parece haber sido un punto de inflexión para el cambio que se produjo en las ciencias de la evolución y en nuestro conocimiento de cómo es el planeta en que vivimos y de cómo evolucionamos los seres vivos en nuestro tránsito sobre el.


martes, 5 de febrero de 2019

RUMANIA: JULIO VERNE EN LOS CÁRPATOS

Estos días estamos preparando un eco expedición  a los Cárpatos y el Delta del Danubio, los consejos y actividades que estamos creando con ellos son válidos para cualquier viaje y por eso iré recogiendo en ese blog alguno de aquellos que creo son válidos para todos. En esa búsqueda de información he topado con un interesantísimo libro de Julio Verne sobre su fantástico viaje y me sirve para referenciar que es algo básico, antes de iniciar un nuevo viaje documentarse sobre esas áreas para intentar dar la máxima cobertura lúdica y complementario del viaje. De igual modo se intenta que el viajero conozca parte de la cultura que va a visitar no centrándose solo en la temática, naturalista en este caso, del viaje. El conocimiento de la cultura del país basado en su literatura es una forma amena de “llenarse” de viaje.


Julio Verne en su libro “El Castillo de los Cárpatos” nos hace un relato fantástico de la zona a través de personajes rurales llenos de vida y de creatividad y donde profundiza en la leyenda de los vampiros. Los personajes, el hilo narrativo y el detalle del territorio que va recreando, nos ilustran mucho más que algunos de eses guía repetitiva que encontramos en el mercado.

Con tan solo este fragmento, hemos llegado a conocer mucho de la etnografía de la zona y de sus gentes. Se trata de un encuentro en el camino de un vendedor ambulante de anteojos, termómetros, barómetros y relojes de bolsillo con un pastor de los Cárpatos. Dice que el buhonero, “lo que no guardaba en el morral que, sujeto con correas, llevaba a la espalda, lo col¬gaba del cuello o de la cintura; un verdadero buhonero, algo así como un escaparate semoviente... Probablemente el judío participaba del respeto o del temor que los pastores inspiran. Así que saludó a Frik con la mano. Después, en lengua rumana, que participa del latín y del eslavo, dijo con acento extranjero:

¿Qué tal marchamos, amigo?

-Marchamos con el tiempo, respondió Frik.

Entonces hoy habrá ido bien. ¡Con este tiempo! ...

Mañana irá mal, porque...lloverá.

¿Lloverá? Exclamó el buhonero. ¿Es que en vuestro país llueve sin nubes?

-Las nubes ya vendrán esta noche... ¡y por allá abajo, por el lado malo de la montaña!

¿Y cómo Veis eso?

En la lana de mis carneros, que está áspera y seca como pellejo curtido.

Pues tanto peor para los que tengan que andar por esos caminos.

Y tanto mejor para los que se queden en la puerta de su casa.

Hay que tener una casa, pastor.

Algo asombroso, no he encontrado una sola guía que describe el carácter rumano como lo hace este sencillo párrafo del libro de Verne.

Dicen que en ese libro si inspiro Bran Stoker para novelar su Drácula. Stoker recoge en las primeras 60 páginas de su libro de una forma fantástica y con maestría inigualable el viaje, a través de las regiones de Transilvania que hacen de Jonathan Harker, el protagonista de la historia, al castillo del Conde. Son 60 maravillosas instantáneas en un verdadero canto a la técnica narrativa del suspense, de una de las regiones más hermosas y enigmáticas de Rumania. Seguiremos hablando de todo esto.

Pero si queréis acompañarnos a descubrir los secretos de los Cárpatos rumanos, hacemos una escapada esta Semana Santa de la mano de naturalista y escritor José Carlos de La Fuente, os dejo la información en este enlace.

domingo, 3 de febrero de 2019

TANZANIA: NUEVA EXPEDICIÓN A LA GRAN MIGRACIÓN


He viajado muchas veces con las manadas de herbívoros en la gran migración anual en la planicies de Serengueti, he visto las grandes manadas esperando en las orilla del Mara el momento de dar el gran salto, acompañé a la gran manada hasta el Kirawira, pero no me canso de hacerlo, y esta vez, acompañando de la mano de Ecowildlife Travel a un grupo de apasionados de la fauna, volveremos a sentir esas mismas emociones.la orilla y esperan paciente su comida. Los leones no necesitan correr, apostados debajo de los árboles descansan para hacerse con las bestias que, exhaustas, cruzan el río Mara para caer en sus fauces.

Millones de herbívoros, cebras, gacelas, impalas y ñus comienzan en Agosto el camino de regreso a las planicies del Serengueti en busca de pastos frescos. Cientos de predadores les siguen en un cortejo fúnebre. En Abril la sabana estará en su punto alto, con miles de crías que habrán nacido en los meses de enero y febrero y con su procesión, como si de la semana santa sevillana se tratara, cruzando el imponente Serengueti.

Aquí abajo, una familia de guepardos al completo, subidos sobre un termitero, observan el movimiento,
El polvo es asfixiante, los animales se van acumulando en las praderas y parece que el horizonte no se acaba nunca entre las siluetas de los herbívoros. Si os apetece podréis acompañarnos en un viaje que hemos preparado con el biólogo y naturalista Alfonso Polvorinos y seguir nuestras descubrimiento de su paso por las praderas tanzanas. Tenéis toda la información del viaje en este enlace.

No os lo perdáis.