Páginas vistas en total

martes, 30 de noviembre de 2010

BUDA ESTA PRESENTE AQUÍ. KATMANDÚ (III)



Hoy nos recibió el lama superior de la comunidad nepalí que habita el Monasterio Blanco, cerca de la gran Stupa de Boudhanath, dicen la mayor del mundo. Me saludo y me deseo “que fuera feliz y que hiciera crecer el divino que va dentro de mi”. Me emociono su sencillez. Después charlar un rato con los monjes más jóvenes y abandonar el monasterio callejeando por los alrededores entre peregrinos y monjes venidos de todo el mundo, me encuentro la enorme Stupa de Katmandú.

Me situé en la rueda de la stuppa, llevado por la fuerza de la corriente, comencé a rodearla como hacen los peregrinos, siempre en el sentido de las agujas del reloj. El gentío concentrado a mi alrededor me empujaba a caminar siempre bajo el sonido de los cantos a Buda. Desde lo alto de la stuppa, sus ojos nos miraban a todos, enseñándonos el camino de la luz. La campana sagrada suena intermitente con los sones de los peregrinos y de fondo, se eleva el canto de los monjes en el monasterio. Buda acoge a todos sus fieles.

Salto de la rueda, parado en la acera miro el frenético girar de lo peregrinos orando. Asisto en silencio a una ceremonia sin igual. Descansa mi vista en los ojos de Buda buscando el sentido a tanto frenesí. No lo encuentro. Los fieles siguen girando y a cada giro un instante, una campanada, un sonido que despierta mis sentidos. Sigo sin encontrar la lógica. En uno de los países más pobres del mundo, la mayoría de la población se pasa las horas orando en templos y stuppas, implorando a sus dioses algo que parece que estE solo en las manos de los hombres: devolver la dignidad y la esperanza a cada uno de los pobres de la tierra.

domingo, 28 de noviembre de 2010

PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD DE DURBAN SQUARE. KATMANDÚ (II)

En la tarde soleada de este día de Durban Square, tras haber recorrido Thamel en Rick-shaw envuelto en la mares humana que dignifica este centro urbano, las últimas luces de la tarde se posan sobre lo templos hindúes, confiriendo al ambiente un halo místico y misterioso, los mochileros aún deambulan por las calles buscan hogar. Los fotógrafos nos afanamos en dar el último giro a nuestro objetivo para captar toda la luz del instante. En la tarde Durban Square quiere agradar a su mundo.

El Palacio Real se apaga lentamente protegido por los soldados, los mismos que dicen mataron a la última dinastía de reyes que reino Nepal. La Kumani, la diosa viviente que veneran los hindúes, cierra la puerta de su pequeño palacio. Hoy la vimos sonreír. Esta pequeña diosa de tan solo catorce años, es elegida de entre miles para que su pueblo pueda verla un instante al día. Triste, sola, la niña diosa, nos dijo adiós con los ojos.

Los últimos hippies, reflejo de algo que ya no existe, se encaraman al templo más antiguo de Katmandú, como hicieran sus padres hace ya treinta años, pero hoy ya no puede fumar marihuana ni hacer el amor libre sobre las escaleras. Hoy se conforman como contar las historias que les contaran sus padres. Y siguen siendo felices recorriendo las tortuosas calles de la ciudad-caos.

En la noche, sin apenas luz, el milagro que obra la vida, sale la luna se hace dueña de Durban Square, la ilumina y  Katmandú que es un infierno de ruido y olores, se transforma.

En la noche, cuando la policía abandona las calles, los niños sin hogar la toman para jugar y ver de conseguir una rupias para oler pagamento. Por la noche cuando los vendedores dejan la calle, Durban Square, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, es un basurero que durante todo el día ha recogido la inmundicia de quien la visita.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

KATMANDÚ, EL CAOS EN EL PAIS DE BUDA (I)

Volamos desde Delhi hacia Nepal y a lo lejos ya se adivinan los Himalayas, las montañas más altas del mundo en el país probablemente más caótico del mundo. Vuelo a hacer una toma de contacto con un país que me atrajo siempre. Pocos días, pero es que esta escapada ya se alarga demasiado. Sólo quiero conocer de lejos el país que fue la utopía de los hippies en los años 70 y que se auto suicidó en el 2002, con el magnicidio más grande de la edad moderna, con nueve miembros de la familia real muertos y el régimen medieval que presidía el país fuera de juego, dejando el gobierno en manos de más de 46 partidos políticos que solo ha traído caos y corrupción a un país pobre, pobre, pobre.

Desde la bajada de la aeronave, uno se da cuenta que el primer problema que nos encontraremos es saltar la gran burocracia que impera en el país. La terminal se cae a trozos, no hay cinta que nos traiga las maletas, solo funciona a medias debido a los continuos cortes de luz, el cartel de la aerolínea esta escrito a boli sobre una hoja sucia, pero aún así, los legisladores se empeñan en pedir grandes informaciones para los trámites de inmigración y hasta una fotografía…, que no pueden archivar ya que no tiene ordenadores. Es Nepal.



Cuando salgo a la calle, una miríada de gente me observa. Son los nepalíes. Unos que vienen a buscar pasaje, cientos de taxistas en trastos viejos que buscan un cliente que les de de comer en el día, decenas de maleteros que buscan ayudar a llevar las maletas por una propina, policías con varas que los ahuyentan y un ruido ensordecedor que hace que nuestra soñolencia de varios días se despeje inmediatamente. Hemos llegado a Katmandú, el reino de los cielos donde vive Buda compartiendo con Shiva y Hanumman.

lunes, 22 de noviembre de 2010

CAMINO DE KHANA NATIONAL PARK.INDIA

Hoy debemos madrugar, nos esperan más de 7 horas de conducción hasta el Khana National Park, el otro gran parque para los tigres de Madhia Pradesh. En el camino se suceden las historias cotidianas de la vida en India. Pueblos de ganadores y agricultores que nos saluda al pasar y caóticos village donde los pequeños talleres y tiendas locales se aglomeran cerca de la calzada y aglutinan la vida del pueblo y de todos sus alrededores. Todo lo que debe pasar en el pueblo, sucede es estos insalubres lugares.

También vemos pequeñas reuniones ganaderas, es sábado y el sábado como festivo todos se animan en la compra venta de ganado, los niños saltan a nuestro alrededor para que les enseñe sus fotos y las madres ríen bajo el velo de sus ocurrencias, algunos hombres se acercan y nos saludan con referencia, otros nos miran en la distancia con altivez, son los antiguos cazadores hoy reconvertidos en ganaderos.

Cuando nos acercamos al parque cambia la decoración, ya se suceden los puestos de souvenirs y de alquiler de conches para hacer safaris, pequeños lodges aparecen por doquier ofreciendo alojamiento y el tránsito se incrementa. Hasta aquí ya ha llegad el turismo.
Detrás de la carretera se adivina el parque, un bosque frondoso y cubierto, sobrevuelan el canopy las aves y el aire huele a humedad de bosque tropical. Nuestro Lodge está situado a la entrada del parque, limpio y razonablemente barato para lo que nos podemos permitir. Ahora debe comenzar la aventura de la búsqueda del tigre en su habitat.
Teneis otra entrada de la India en http://laescapadadelturistaaccidental.blogspot.com/2010/11/el-que-decide-el-mundo-una-anecdota-del.html y el album de fotos en http://www.facebook.com/home.php?sk=myuploads#!/album.php?aid=257268&id=552494308

jueves, 18 de noviembre de 2010

LA VIDA SALVAJE EN EL PARQUE NACIONAL DE BANDAVGARH.

He recorrido este bello parque en varios safaris. Lo safaris de India son diferentes a los de África, aquí son más ruidosos, menos hermosos, más estresantes, como todo en la India. Los parques están dominados por la burocracia y el oportunismo pero eso es normal en una sociedad tan burocratizada. Puedes llegar hasta aquí y pensar que saldrás cada día de safari y un funcionario arruinártelo porque te falta un papel o simplemente porque la hora de comprar billetes se ha pasado y hasta mañana no hay forma de comprarlos ni en Internet ni en el hotel ni en ningún sitio. Es así y aunque te cabrees, como yo, no te queda más remedio que resignarte. No obstante al haber elegido Samode Lodge en mi estancia, el safari colma todas las expectativas.

Dicho esto dentro del parque uno siente la sensación de volver a periodos anticoloniales, con bosques vírgenes y naturaleza exuberante. No hay mucha cantidad de animales pero el tigre, del que ya he hablado, cumple todas las expectativas. Los monos esta representado por el langur de cara negra y el macaco “Hanuman”. Ambos fáciles de ver y diestros en dejarse fotografías.

Los ungulados están representados por el gran antílope sintar, una joya de la vida salvaje India que ya vimos en otros parque y por una especie gamo, llamado “spotted deer”, esta es la principal pieza de caza del tigre y como los Impalas en África, siempre están acompañados de los otros preferidos del tigre, los monos langur. Entre ambos se gritan la alerta cuando aparece el felino.

Esta vez no vine a ver pájaros pero me encontré con alguna sorpresa especial como la paloma verde. Una especie que se da en los bosques tropicales de todo el mundo, incluido nuestros bosques de Canarias. También varias especies de “pescadores” y una joya de los aires indios, el águila .

Un buen parque este Bandavgarth para hacer safaris. Teneis las fotos en http://www.facebook.com/?ref=home#!/album.php?aid=257268&id=552494308 y otra entrada del blog en http://laescapadadelturistaaccidental.blogspot.com/2010/11/el-que-decide-el-mundo-una-anecdota-del.html

miércoles, 17 de noviembre de 2010

EL QUE DECIDE EL MUNDO: UNA ANÉCDOTA DEL TREN EN LA INDIA

 Quiso el destino y la casualidad que en uno de mis enormes tránsitos por las poco recomendables carreteras de la India, en un paso a nivel cualquiera de los múltiples que son herencia de la exagerada Inglaterra, nos paráramos a esperar que pasara el tren. Lo que allí sucedió pudo ser anécdota explicada a los nietos por cualquier abuelote o simplemente la imaginación del viajero, pero os juro que yo lo he vivido.

En el preciso instante que se bajo la barrera, nosotros quedamos los primeros de la fila y pude ser espectador privilegiado. Un funcionario de agujas cuando baja la bandera, se convierte en el rey de la India los instantes que dura esa bajada, instantes o minutos e incluso horas. El mundo debe pararse en ese instante mágico, el funcionario ataviado como militar y con dos banderas en sus manos, sale al arcén y detiene el tiempo. ¿ o no?.

Por qué Rashid, un mozalbete de piernas escuálidas y pelo negro, decidió pasar la vía pese a la advertencia, es domingo y su lechera va llena, se dirige a casa, le espera la familia y eso es más importante que ningún tren, sólo paro para mi foto y sonriendo siguió su camino. Tampoco para el reloj de Amed, un abuelote de ochenta y muchos años que empujaba su bicicleta incapaz de subirse en ella. Amed ya no puede pedalear pero su bicicleta es sagrada y después de tantos años nadie decide cuando debe pararse, solo se parao para bendecirme y darme la mano. Tampoco lo es para la mujeres que cargadas con enormes fardos de verduras avanzan a paso firme hacia el mercado dominical, su enorme carga es suficiente para saltarse cualquier orden gubernamental. Sahid y Vikran, son dos amigos que disfrutan del domingo viendo pasar la vida desde el arcén, cruzan la vía a saludar a unos y a otros y un extranjero con cámara merece la pena de ser saludado y nadie va a impedírselo. Rasmid estrena su nueva moto, una Suzuki muy bien plantada, es su primer día, pelo engominado, chaqueta lustrosa y ganas de estrenar. No hay vía que se interponga.

Cuando veinte minutos después paso el tren, mire al guardavías con su bandera roja subida y pensé, se acabo tu momento, pero me equivocaba. Seguía serio al pie de la vía, no estaba dispuesto a perder su momento de gloria , máxime cuando en quince minutos debería pasar el pasajeros de Delhi. No abrió la barrera. Pero yo no me inmute, seguí con mi cámara retratando gente que era dueña de su propio destino, un señor cargado de fardos de arroz, una familia entera montada en una moto, varias niñas vestidas de domingo e incluso un militar muy serio con traje de faena.

Paso el tren de Delhi, veloz, raudo. La estación se llamaba Umaria, el guardavías no me dio su nombre, treinta minutos de espera era su precio para nosotros. Había decidido parar el mundo y lo consiguió, pero no para los pobres de la India, cuya única pertenencia es su tiempo y sus escasas ropas. Lo consiguió para todos los que íbamos en modernos todoterrenos, pagados con rupias frescas o en autobuses de lujo para turistas. En ese momento, el modesto guardavías de la estación de Umaria, tuvo en sus manos el reloj vital de mucha gente y lo utilizo con la parsimonia que heredó de la educación anglicana que recibió. En ese momento el guardavías tuvo en sus manos algo que a veces a los demás nos cuesta conseguir, tuvo en sus manos por unos minutos el reloj del tiempo y se permitió pararlo.

Como ando por esos mundos de Dios, tengo problemas para cargar fotos, pero las he dejado en este album de Facebook. Que disfruteis. http://www.facebook.com/?f=1&sk=messages#!/photo.php?id=552494308&pid=5330486

Otra entrada de la India en  http://laescapadadelturistaaccidental.blogspot.com/2010/11/el-kamasutra-en-khajurajo.html

martes, 16 de noviembre de 2010

EL KAMASUTRA EN KHAJURAJO

 La verdad es que no lo esperaba, después de tantas horas de avión y aterrizar en Khajurajo en el estado de Madia Pradesh, lejos, muy lejos, no esperaba encontrarme en medio de una ciudad-templo del siglo XX. Es posible que la llevara escrita en mi “mapa en blanco”, pero el agotamiento y las ganas de meterme una ducha refrescante podía más que las ganas de encontrar nuevo lugares para mi mapa.
Añadir leyenda

La suerte, el azar o el destino hizo que conociera en este viaje a un peculiar guía hindú que habla español. Su persistencia me llevo a las calles, patrimonio de la humanidad, de este pueblo perdido en las llanuras indias. La admiración es la única palabra que me sale al ver tanta belleza junta. Templos y templos edificados por los fieles a sus dioses. Dioses de nombres hindus, deidades reencarnadas una y mil veces, piedras talladas tan finamente que serian ejemplo vivo para nuestros estudiantes de arte.


No sirve este blog para enseñar arte, es simplemente un contenedor de relatos de su autor de experiencias y vivencias. Como las que tuve contemplando las finas tallas de Khajurajo. Los dioses transformados en seres que deben ser amados…, y que aman. Por que el núcleo central de cada templo es una escena real del Kamasutra. El Kamasutra es el libro sagrado del amor hindú, todas y cada una de sus enseñanzas, están escritas para alcanzar el grado máximo en el amor.


Y los constructores de estos templos de la primera centuria, Patrimonio de la Humanidad, supieron dar realce y esplendor al amor. En cada cuerpo central, un grupo de figuras representa una página del libro sagrado. Apoyada sobre una pierna una hermosa talla de mujer recibe el amor de su hombre que la abraza con una pierna mientras se une a ella. Tres mujeres, en otro tronco, son amadas por un mismo hombre o un grupo de figuras masculinas y femeninas se suceden en posturas altamente recomendables, mientras que su lado una pareja práctica la noble postura del 69.

En el centro de Madhia Pradesh, en el corazón de la India más profunda, rodeado de jóvenes indios y extranjeros curiosos, entendí que el amor es algo más que copular, es un arte para cultivar y practicar como hicieron los dioses y brahmanes hindúes. Y esto es todo lo que hoy os quería contar

domingo, 14 de noviembre de 2010

CUANDO EL ESTRUENDO DEJA PASO A LA SOLEDAD



Llegar a Delhi supone un cambio brutal en el ritmo de la vida de cualquier occidental, no solo por el cambio de continente sino por el cambio total de sensaciones. Aterrizo de madrugada y ya, con las primeras luces del alba, la ciudad se vuelca sobre mi. Un estruendo de coches y claxones al unísono, el aire pegajoso que se apodera de tu cuerpo, el olor a curry que lo impregna todo, las miradas orientales complacientes para agradarte y la sensación de que necesitas que te dejen en libertad.

Por suerte esta vez, huyo de la ciudad, cuna de la cultura hindú para buscar la lejanía de la jungla, de las carreteras estrechas, de los saris y los santones y los niños que me saludan cortésmente desde el arcén, huyo del estruendo en la búsqueda de lugares más amables que me traigan la India que viví en mi primera visita hace ya muchos años.

La suerte ha querido que pinchemos en nuestro camino, un viejo Toyota intercooler que me trae a la memoria a mi buen Monchi, no ha podido con la vasta carretera y aparcado en la orilla busca remedio a un múltiple pinchazo mientras yo, feliz por la anécdota, me estiro en la hierba fresca de un prado cercano a contemplar el horizonte. Los agricultores se me acercan curiosos, las moscas molestan lo suyo, pero yo me siento tan solo como la primera vez y me acuerdo de todos y cada uno de los que van a leer este blog de viajes, de los que se que disfrutan con mis aventuras, de mi seres queridos que me anhelan y de los que un día compartieron conmigo instantes como este. Tendido en la hierba, en la inmensidad de Madia Pradesh en el centro de la India, siento la soledad del viajero y la inmensa alegría de volver a donde todos deberíamos llegar alguna vez. Alcanzar el nirvana esta lejano, pero la quietud y la paz no son difíciles de conseguir.

viernes, 12 de noviembre de 2010

ABANDONAMOS BORNEO CAMINO DE LA INDIA

En este largo pero maravilloso viaje de este otoño de 2010, abandono Borneo e Indonesia y sigo en la lejana Asia, ahora busco los senderos del tigre. El  gran felino asiático, tan en peligro de extinción o más que el gran simio, me aguarda en los parques del centro de la India.

Bandargarth y Khana son ahora mi destino, dos parques que me atraen como atrayeron a Kipling en el siglo XIX. Dicen que en sus bosques y en sus arroyos aún corre el tigre de Bengala en total libertad. Espero que la suerte me acompañe en este tránsito y poder traeros hasta el blog la silueta irrepetible de este gran felino asiático.

lunes, 8 de noviembre de 2010

AMANECE EN LA JUNGLA. BORNEO (IV)

Me despierta muy temprano la algarabía de los animales que se levantan en la mañana, apenas son las 5 y la vida renace con tanta fuerza como se fue a dormir anoche, humedad en el río que se va levantando a medida que los rayos del sol comienzan a despuntar, olor a bacon que me llega desde la parte de abajo, los marineros comienzan a soltar amarras. Hoy debe ser un gran día, vamos al encuentro del gran simio. Tras una hora de navegación río arriba, abandonamos el bote

Un sendero tortuoso y lleno de dificultades no adentra dentro del Parque Nacional Tanjung Puting. Se ha detenido el tiempo, en el interior de la jungla ya solo se escuchan nuestros paso y las hojas muertas a nuestros pies. Enormes hormigas rojas se pasean por las cortezas de los árboles, mientras otras pequeñas se nos cuelan en la sandalia y nos hacen más tortuosos el camino con sus picadas. Bañados en antirepelentes hasta casi el vómito, no sentimos todavía las picaduras, solo los zumbidos de los mosquitos. Una serpiente huye del camino, el guía que se para una y otra vez a escuchar el bosque, la nariz seca, la garganta herida del líquido, los labios agrietados, el sudor que se confunde ya con la humedad, la ropa mojada, y la cámara que aguanta bajo el plástico la fuerte embestida de la fina lluvia. Silencio y pasos.

De repente se quiebra una rama en el canopy, todos quietos, expectantes, a 60 metros sobre nuestras cabezas un mancha roja se mueve sigilosa. El guía emite sonidos guturales, una y otra vez. La sombra comienza a descender, lentamente, con miedo, nos mira con ojos negros gigantescos, el guía deja caer unos plátanos en el suelo, la sombra roja sigue bajando, la emoción me envuelve, a escaso diez metros de mi, un enorme orangután hembra nos observa y adosado a su vientre una frágil figura de ojos aún más saltones nos mira. Es un cría preciosa. Solitaria, jefa de su destino la orangután hembra recoge el presente y se vuelve a subir. Existen unos 3000 ejemplares en esta selva. Este encuentro ha sido inimaginable. Las fotos os acercan mi alegría. Teneis otro post de Borneo en http://laescapadadelturistaaccidental.blogspot.com/2010/11/el-rio-sekonyer-selva-de-borneo-ii.html

sábado, 6 de noviembre de 2010

CAE LA NOCHE EN LA JUNGLA. BORNEO(III)


Cae la noche en la jungla y se para le tiempo, apuro el último Davidoff, doy el último trago al viejo ron que siempre llevo en al petaca y acabo de editar las últimas fotos del día.

Miro la colchoneta extendida sobre la cubierta del barco y me estiro a cobrarme el merecido descanso. La luna no se atreve a salir intimidada por unos negros nubarrones, el aire huele a humedad, cesa el jolgorio en la jungla, zumba el aire lleno de insectos, se apagan las voces, el canto, los ruidos, es el reino del leopardo. No hay ranas en esta selva, ni patos que gritan a la oscuridad, es una selva de negros presagios. Me vence el sueño en el instante que un tímido rayo de lunes me trae la bella luna, detrás otro y otro y la final la oronda figura que preside el firmamento, me duermo y pasa la noche discreta hasta el amanecer.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

MIRADAS DE COLORES DESDE JAVA

Visitábamos el templo chino de Sam Po Kong en Semarang y escondido entre las columnas hacia repiquetear mi cámara buscando ángulos imposibles. Muchos niños de alguna escuela cercana corrían y jugaban  llevando su infantil alegría al templo. Sus uniformes de color amarillo chillón, sobresalía aquí y allá entres los rojos y verdes del templo chino.

De repente, detrás de un dragón ocelado con cabeza de león, apareció la pequeña mirándome fijamente, su movimiento hizo temblar la escena, su fuerza en la mirada se capto movida por mi cámara y su mirada atravesó la óptica hasta quedar plasmada en el instante. Un coro de pequeños niños indonesios y sus profesoras rieron de mi susto y yo les miré satisfecho, sabía que había captado el instante, gire mi cámara, encendí el visro  y en la pantalla se vio retratada y me dio las gracias con su infantil y especial sonrisa.

Teneis más miradas aquí http://laescapadadelturistaaccidental.blogspot.com/2010/10/miradas-de-un-mundo-que-amo.html

martes, 2 de noviembre de 2010

SEMARANG, TRES CULTURAS QUE NO SON IGUALES. INDONESIA

Y volamos vía Jakarta hasta Semarang, en la isla de Java, en Indonesia. Nuestro destino iba aún más allá, a Yogjakarta donde se encuentran las ruinas budistas de Borobudur y el templo hindú de Prambanan, dos recintos patrimonio de la humanidad. Pero quiso la suerte, una vez más en mi camino, que un volcán, el Monte Merapi, estallará. Esta vez junto con un nuevo maremoto en estas costas, está llevando la devastación a miles de hogares. Se cuentan ya por más de 500 las personas muertas en la costa y por miles los desplazados en el centro de Java.

De nuevo hemos tenido suerte, el anterior Tsunami, el más virulento que nunca se haya conocido, nos cogio en vuelo hacia Indonesia. Éste, casi llegando. No nos dejan acercarnos a la zona.

Paseamos la pesadumbre por Semarang, la capital cosmopolita de Java Central con más de 1.500.000 habitantes y que apenas sabe nada de lo sucedido. Aquí las distancias son largas y los medios de comunicación escasos. El taxista nos acerca hasta la iglesia de Blenduk, una iglesia protestante construída por los holandeses allá por el siglo XVIII. Esta cerrada…, es curioso que los cristianos siempre tengan las iglesias cerradas y solo las abran unas horas al día.

Las diferencias religiosas marcan el ritmo de la ciudad donde chinos, cristianos y musulmanes conviven pacíficamente.

La gran mezquita es el centro cultural de la isla donde acuden todos los musulmanes a rezar y a encontrarse con su cultura. La armonía y la amabilidad son las armas de los que allí encontré. Y por último los templos chinos de este crisol de culturas. Como el templo de Sam Po Kog, una maravilla donde los escolares comparten sus jardines con los turistas. Los chinos fueron impronta en esta isla y aún hoy se conservan grandes vestigios de sucivilización.

Marcharemos de Semarang buscando Borneo, pero la erupción del Monte Merapi y el tsunami en la costa, nos deja trastornados. Dicen la BBC que son ya varias centenas de desaparecidos y muertos. Nuestro avión ronronea en el aire mientras a lo lejos, una columna de humo se levanta amenazadora.