Páginas vistas en total

lunes, 30 de octubre de 2017

GRANADA: SOPORTUJAR, REIVINDIQUEMOS NUESTROS BRUJAS Y NO HALOWEEN


Soportujar en la la Alpujarra granadina, un pueblo dedicado a las brujas


Quien me iba a decir a todos que aquella pelicula de miedo que ví de reestreno en los Cines Olímpia del Cerro del Aguila en Sevilla allá por el año 1979, "La noche de Halloween" dirigida por John Carpenter iba a marcar un antes y un después de la noche de "todos los santos" en la que mi madre asaba castañas y "batatas", nos reuníamos todos en torno a la mesa con la familia y los mayores bebían aguardiente o ponche caballero mientras veíamos, en nuestra recién estrenada televisión Aspes en Blanco y Negro, los payasos de la tele y "un globo, dos globos, tres globos".

Quien me iba a decir a mi, que esa generación de papas y mamas (que es la mía) a pesar de las locuras aprendidas de Fofito y Milikito y del Capitan Tan y Valentina, en vez de echarle imaginación a la cosa íbamos a disfrazar a nuestro vástagos de esqueletos, hull, batman y chorradas similares, y les íbamos a llenar una cesta de caramelos para que visitaran a los vecinos como el consabido susto o trato, pa mear y no echar ni gota.

El origen de la fiesta de Halloween proviene de la unión de la tradición cristiana del Día de Todos los Santos y por otra el Samhain, una celebración celta en la que celebraban el final de la época de las cosechas y se iniciaba un nuevo periodo, el Año Nuevo Celta. Esa mezcla entre lo viejo y lo nuevo hacía que, los mitos y leyendas acerca de espíritus que regresaban y se mezclaban entre los vivos en aquella celebración, tomase un carácter misterioso, teniendo a la muerte como protagonista de la fiesta. En Galicia se sigue celebrando.

 Una enorme bruja nos da la bienvenida a Soportujar

Y yo sigo añorando nuestras brujas y nuestros akelarres mediterráneos, que si bien en la noche de San Juan llegan a su máxima expresión, sea quizás la noche de transición entre el último de Octubre y el primero de Noviembre, cuando las sombras se alargan y los gatos aullan, el momento idóneo para darles la vida.

Hace unos años la viví en un pueblo del LLuçanes barcelonés, San Viçenc Saserra y me encanto, la gente del pueblo salia a la calle esa noche a buscar brujas y demonio y quemarlos en la hoguera. Y estos días atrás visité Soportujar en Granada y me encanto también su iniciativa que celebran en verano para los turistas y durante todo el año para mantener la tradición y la reivindicación.

Soportujar es un pueblo de la Alpujarra consagrado a las brujas y sus misterios. Ha creado un proyecto denominado Embrujo de Soportújar de desarrollo económico y turístico, basado en la puesta en valor del patrimonio antropológico, natural, paisajístico y arquitectónico, alrededor de sus antiguas leyendas sobre brujas, diablos y hechicería. Una feria en verano, actuaciones vecinales durante esas fechas y como no, en la noche de todos los santos. Recuperación del territorio, actividades ciudadanas como la exposición dedicada a las mujeres y las brujas, para reivindicar derechos y donde tiene cabida toda actividad artística "realizada por mujeres y relacionada con la brujería (el parto, la mortandad infantil, la fertilidad o esterilidad de los campos, los amores, la enfermedad, la muerte, etc.) y que esté asociado con el dominio femenino ya que las brujas han sido mujeres marginadas por sus notorias diferencias con las otras mujeres".

Raro es el comercio que no tiene el mundo de las brujas en su comunicación

Una actuación que merece elogios a un pueblo rural de escasos 300 habitantes que reivindican su cultura y su pasado en un entorno duro como la Alpujarra de la Sierra Nevada andaluza. Entidades civiles, políticas y empresarios, se han vindicado con esta iniciativa y parecen que empujan el proyecto todos a una. Eso es imaginación, lo otro, lo de adoptar tradiciones imbricadas en el consumismo, era lo fácil y lo llamativo, esto se llama imaginación, esfuerzo, trabajo y dedicación, algo de lo que en este siglo XXI  de tecnologías y eras digitales se carece muy, muy mucho.

Enhorabuena soportujeras y soportujeros por vuestro trabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario