Páginas vistas en total

sábado, 31 de mayo de 2014

MÁS ALLÁ DE LAS NINTENDO: EDUCANDO EN LA NATURALEZA

Hace unos meses escribía una entrada desde la Laguna del Padul en Granada hablando de la facilidad de instruir a los más pequeños en la naturaleza e inculcarles desde jovencitos el amor por el medio ambiente y el respeto por los seres vivo y en el entorno. Y eso solo lo podemos hacer si nosotros verdaderamente sentimos esas enseñanzas.

He tenido el honor y el lujo de compartir unos días con unos amigos unas jornadas en La Laguna de Dos Reinos, Pitillas y las Bárdenas Reales en Navarra y entre ese grupo de amigos se encontraban chavales que han disfrutado del entorno y las enseñanzas que hemos compartido. Pero de aves hablo en unos días, hoy os cuento  que en el pueblo de El Figarol, un pueblo de repoblación de los años 60 y que vive de la agricultura y básicamente del arroz, existe un canal de riego del que brota la vida, no solo en rica agua para regar los campos, sino en vida animal. David Miqueleiz, que nació en ese pequeño pueblo, nos explico en las charlas  que cuando él era niño se hizo un sifón, un repartidor de agua, en el canal y que los niños acudían a rescatar  las serpientes, ranas, sapos y otros animales que quedaban atrapados en ese sifón. Y aún hoy, ya mayor, continua haciéndolo cada día que regresa al pueblo. Uno de los peques del grupo al escuchar aquello pidió verlo. Fuímos y rescatamos 14 serpientes, un sapo corredor y varias ranas.

El resto de los días el pequeño aventurero no salía de la casa rural sin correr al sifón a rescatar herpetos, todo ello lo apuntaba en su cuaderno de campo y lo enseñaba orgulloso a los demás miembros del grupo. David Miqueleiz, aquel niño que rescataba animales del sifón es hoy agente medioambietal del Gobierno de Navarra, el pequeño aventurero que se llama Alvaro, no volvió a pedir la nintendo durante el resto de la excursión, tiene 8 años, quien sabe donde acabará, pero de bien seguro, que estos días no los olvidará en su vida, por primera vez vio serpientes e incluso, se atrevió  a cogerlas. Enseñar en la natura y el respeto al medio ambiente, es algo que no deberíamos obviar los mayores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario