Páginas vistas en total

lunes, 11 de julio de 2016

VIAJAR CON NIÑOS EN TENERIFE: BUSCANDO BALLENAS Y PIRATAS

Viajar en familia requiere siempre de imaginación y entretenimiento garantizado para los más pequeños de la casa y aquí, en Tenerife, eso no es ningún problema ya que existen mil y una actividades para hacer, sobre todo "fuera de pìsta". Actividades alejadas de la playa y de los centros de ocio que tanto gustan a los extranjeros y a muchos españoles que visitan este isla. Nosotros comenzamos hoy en compañía de Familias en Ruta ,una nueva escapada buscando ballenas y delfines y soñando con piratas.

La costa sur-oeste de Tenerife es un lugar privilegiado para la observación de cetáceos en libertad, ya que existen colonias permanentes de delfines que viven aquí todo el año. Esto ha convertido a Tenerife en el primer lugar de Europa en importancia por el número de personas que hacen avistamiento de cetáceos en libertad. En el muelle de Los Cristianos o en Puerto Colon encontraréis muchas embarcaciones que ofrecen estos servicios. En Los Cristianos nos encontraremos además con los barcos de pesca, los pocos que quedan en las islas grandes de Canarias, y con puestos de pescados que nos ofrecen lo capturado durante el día en la despensa del mar, también nos encontramos con viejos marineros que ofrecen sus servicios para salir a pescar el gran marlin, o tiburones..., son viejos piratas que ahoran conviven con sus nostalgia y con el dinero que les llega de turistas con ganas de sacar el enorme "pez de las entrañas del mar" como les ofrece el viejo lobo de mar

Aquí en esta zona, podemos encontrar hasta 21 especies diferentes de mamíferos marinos, desde la gigantesca ballena azul hasta la terrible orca. Los calderones tropicales y los delfines mulares se han asentado en estas aguas costeras, convirtiéndose en residentes, debido a la abundancia de alimento, las tranquilas aguas, el buen clima y la calidad de unas aguas transparentes, han convertido la zona suroeste de Tenerife en un paraíso para estos mamíferos marinos. Delfines mulares, comunes, calderones tropicales y Cachalotes son algunas de las especies que se suelen observar en la costa canaria.



Nosotros tuvimos suerte y nos encontramos con la colonia de calderones tropicales, una guardería de pequeños bicéfalos nos sorprendió y ni que decir tiene que grandes y pequeños enmudecieron ante los pequeños ballenatos, una mama encargada de sus vigilancia intentaba mantenerlos alejados de las embarcaciones pero los peques, curiosos, se acercaban para observarnos. Una hora larga compartiendo sus visión y las anécdotas de nuestro patrón sobre su vida y sus necesidades, no hizo acercarnos más a la biodiversidad de estas islas y el respeto por los seres que la habitan. Junto a ellos nadaban también peces voladores, volaban a nuestro alrededor gaviotas reidoras y pati amarillas y las escasas pardelas pichonetas que aún quedan, junto a las nasas de pescadores y piscifactorias se agolpaban esos pocos pescadores en sacar frutos de mar. Todo un biotopo singular junto a los turistas que venimos de fuera.No vimos otras especies, quizás el domingo atrajo demasiadas embarcaciones  y los animales quisieran más intimidad lejos de la costa, pero los que vimos, nos llenaron esta primera jornada de alegría y se cumplió uno de nuestros objetivos en Tenerife. Acabamos comiendo "carne fiesta" y dibujando ballenas en nuestro cuaderno de viaje donde los pequeños nos inundaron de creatividad.

Os he dejado  algunos de esos dibujos y más fotografías en ese enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario