Páginas vistas en total

lunes, 27 de agosto de 2012

ECOESCAPADA A POLONIA (IV) EL NATURALISTA: EL ALCE EN BIERBZA



Como vengo repitiendo en esta serie de artículos sobre los parques de Polonia, probablemente no sea el verano el mejor momento para tener encuentros con la gran fauna polaca pero si la época ideal si queremos compaginar biodiversidad, buen clima y horas de luz para pasear por bosques y reservas.

Uno de los animales más emblemáticos de Polonia y por supuesto del Parque Nacional de Bierbza es el Alce euroasiático (Alce alce) El alce es una especie de mamífero artiodáctilo de la familia de los cérvidos. Es un habitante original de los bosques nórdicos de Europa y Asia que debido a la intensa caza a que ha sido sometido desde hace siglos, se ha visto en franco declive  pero afortunadamente podemos decir que todavía hoy nos quedan unos 2 millones de individuos entre  Norteamérica y Eurasia, repartidos casi al 50%.
Es un animal grande que pude llegar a medir 2,5 metros en la cruz. Tiene un gran diformismo sexual ya que las hembras no tienen cornamenta y la del macho puede llegar a alcanzar de punta a punta hasta 3,5 metros, algo monstruosa y a la vez magnífica para el naturalista. Decía que el verano nos es la mejor época ya que los animales vagan en solitario por los humedales y debido a la altura de la hierba es difícil observarlo si no es desde los miradores del parque. Tuvimos la suerte de observar con los telescopios varios ejemplares pastando en solitud. En invierno se reúnen en manadas pequeñas de 8/10 individuos para buscar comidas y protegerse de los depredadores que en Bierbza son básicamente el lobo y como no, el hombre. 


Viven entre 20 y 25 años y rara ves migran salvo por exceso de individuos en algún territorio. Se alimentan de hojas y de las ramitas de algunos árboles y arbustos (álamos, alisos, sauces), de plantas acuáticas y de los brotes tiernos de árboles resinosos. Sus largas patas les permiten alcanzar las hojas de las ramas altas; para obtener los vegetales acuáticos se hunden hasta la mitad en el agua, y para pacer a menudo se arrodillan.

El celo de los alce suele suceder entre los meses de septiembre y hasta  noviembre; Una vez acabado el celo a los machos se les suele caer las cuernas. Las hembras dan a luz una cría que nace entre  abril y junio, en época de buen pasto. Los alces son casi ciegos y  se orientan sobre todo por el oído y el olfato. Si no tenéis la suerte de verlos en libertad, en la Laguna Roja, hay un centro de interpretación y varios animales en un cercado que se encuentran allá para su recuperación y reintroducción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario