Páginas vistas en total

jueves, 3 de diciembre de 2015

MERCADOS DEL MUNDO(V): LA LONJA DE LOS PAÑOS EN CRACOVIA

Ahora que llega la Navidad y que a todos nos apetece salir a hacer las compras y visitar mercadillos navideños, os recomiendo que si queréis hacer una escapada bonita os acerquéis a Cracovia, hay vuelos de low cost desde Madrid y Barcelona, allá ponen uno de los mercadillos más bonitos del invierno, tanto el que se coloca para estas fechas como el que hay bajo los soportales de la plaza. Esta plaza construída en 1257, no solo es la plaza más grande del mundo como tal, es decir como gran plaza central, sino que cuenta con un importante significado histórico, cultural y social. A lo largo de los siglos ha sido el lugar elegido por los comerciantes y un impasible testigo de numerosos acontecimientos, tales como ceremonias, celebraciones y ejecuciones públicas, llegando incluso a adoptar el nombre de Adolf Hitler Platz durante la ocupación nazi.

La Lonja de los  Paños (Sukiennice) está situada en el centro de la Plaza del Mercado, la Lonja de Paños fue inaugurada en el siglo XIII como una especie de “centro comercial” compuesto por tenderetes que más tarde se verían transformados en el edificio que es en la actualidad. Y además todo rodeados de ricas iglesias y edificios hermosos. Cuando estemos en la plaza debemos saludar al trompetista de la Basílica de Santa María,  que cada hora nos toca la melodía "hejnal". Esta vieja melodía la tocaba Adolf Smietana, un héroe en su ciudad. En Cracovia lo adoran. No solo porque durante medio siglo ha ejercido como bombero, ha salvado muchas vidas y ha velado por el bienestar de sus conciudadanos. Durante 36 años, cada día cuando el reloj marcaba la hora en punto, Adolf subía el medio centenar de escalones de la mayor de las torres de la Basílica de Santa María, en la plaza del Mercado, abría una de las ventanas superiores y empuñando su trompeta desgranaba los 38 segundos de melodía del 'Hejnal Mariacki', el son que no se ha callado en Cracovia desde hace 700 años y que hoy sus sucesores tocan a los cuatro vientos 24 horas al día durante todo el año. No dejéis de escucharla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario