Páginas vistas en total

sábado, 24 de junio de 2017

HISTORIAS DEL VERANO (II): ¿ANIMALES MALOS Y BUENOS?

Comenzaba esta serie de artículos, cuya inspiración extraigo de las bobas historias de nuestro aburridos diarios de verano, con un artículo sobre las leyendas de las sirenas. Hoy vamos a hablar de la mala fama de los animales gracias al cine.

La tradición popular, la literatura, las leyendas y, más recientemente, el cine han colgado a muchas especies animales su particular sambenito. Desde devoradores de hombres hasta bichos "repulsivos", son bastantes las especies que han sido condenadas y han pasado a engrosar una especie de libro negro. Muchos de esos animales son los que desde ECOWILDLIFE nos aventuramos a descubrir.


Entre ellas destaca el tiburón blanco un ejemplo de estigmatización a través del cine: Steven Spielberg presentó al Carcharodon carcharias como un sanguinario y frío asesino en su afamada "Tiburón", pese a que estos muy rara vez atacan al ser humano, y cuando ocurre es por confundirlo con una presa, y se retiran rápidamente. La especie, considerada amenazada por la Unión Internacional de la Naturaleza (UICN), es un "superdepredador" que juega un importante rol ecológico al evitar la abundancia de otras especies. En el mar Mediterráneo hay tiburones blancos, y el último caso documentado de ataque mortal se produjo en 1989 en Italia.Nosotros solemos ir a verlos a las frías aguas de la Península de El Cabo en Sudáfrica. La “prima de riesgo” nos ataca cada día y no levanta tanta animadversión.

Los murciélagos entraron en la lista negra con el conde Drácula de Bram Stoker. Su novela ha dado a estos mamíferos alados la imagen de vampiros chupadores de sangre, pero lo cierto es que de las 1.130 especies de murciélagos conocidas, solo tres se alimentan de sangre. Los murciélagos están muy lejos de ser enemigos del ser humano, pues nos prestan favores como polinizadores, dispersores de semillas y también como devoradores de mosquitos: los murciélagos de la mayor colonia urbana del mundo, que que está en Austin (Texas) y alberga más de un millón de ellos, devoran 15 toneladas de insectos cada noche. En las noches de nuestro parques nacionales se suelen hacer esperas par verlos.


Pero tal vez una de las mayores víctimas ha sido el lobo ibérico (Canis lupus signatus), la especie más conflictiva de todas las que pueblan nuestros campos, y que sigue despertando pasiones y un gran rechazo en el mundo rural. Paul Naschy contribuyo a la leyenda con sus sagas de películas de serie “b” sobre el hombre lobo.  Considerada tradicionalmente una alimaña a exterminar, hasta el siglo XIX se distribuían por toda la Península Ibérica, pero su persecución sistemática dejó a la especie diezmada, con su punto mínimo en los años 70 del siglo XX. Gracias al trabajo de, entre otros, el naturalista Félix Rodríguez de la Fuente, que a través de sus documentales cambió esa imagen del "lobo feroz" propagada por cuentos y leyendas populares y consiguió convencer sobre su importancia en la naturaleza, el lobo ibérico se libró de la extinción. Aun así, el "fantasma" del lobo sigue vivo y muchos ganaderos aún lo consideran un enemigo que debe ser controlado, cuando no exterminado, por los daños que ocasiona entre el ganado.

El próximo 26 junio  nos vamos a ver lobos a la Sierra de la Culebra. 

En Septiembre salimos a Cánada en un viaje formativo sobre el mundo de lobo, apasionante.

2 comentarios:

  1. thanks Sanjeev, in you country you don't have problem with sharks or wolf but I thing that you are similar problem with the "endangerous" tiger isn't?

    ResponderEliminar