Páginas vistas en total

domingo, 28 de enero de 2018

NORUEGA: CONOCER LAS BALLENAS Y CETÁCEOS PARA AMARLOS Y RESPETARLOS

Estoy sentado sobre una fría piedra del malecón del muelle de Andenes en Noruega. Mis compañeros han salido a navegar en busca de ballenas y orcas, yo hoy me he tenido que quedar, no me gusta el mar revuelto, soy un hombre de secano y las olas me dan mal cuerpo. Tiro prismáticos a la bocana del puerto ya que hay movimiento extraño. Una enorme aleta dorsal de orca acaba de emerger de las profundidades y detrás de ellas, otras dos más pequeñas. Es extraño las orcas en esta época van en grandes manadas y no en pequeños grupos, se alimentan de bacalao y arenques por estas latitudes. 

Más al fondo, con los binoculares, capto también la cola de un enorme cachalote que se sumerge en busca de calamares. Vienen a la fosa ártica que hay aquí cerca a luchar por su comida preferida. Es curioso que cariño le tienen a estas aguas. Los cetáceos como las orcas, las ballenas de minke, los rorcuales, las ballenas jorobadas y varias especies de delfines campan jubilosas en esta época de abundancia. Pero los Noruegos no las respetan tanto como parece, al menos algunos noruegos. 

Hubo un tiempo de ballenería industrial que diezmo las poblaciones de ballenas, casi hasta el exterminio, luego se aplico una moratoria a las diferentes especies, temiendo que se extinguieran y que nunca más pudiéramos ver a estos hermosos animales surcando nuestros mares. Luego de este periodo, tres países siguen en la caza: Islandia, Noruega y Japón. Su principal argumento es que es un recurso marino, tal como los peces y les corresponde explotarlo sin hacer caso de conservacionistas y ecologistas que solo sirven para malmeter. La carne, es lo que actualmente se comercializa y es consumida en Japón alcanzando altos precios en el mercado.

Del faro de Andenes viene una bióloga  a mirar el mar como  yo,  me explica, al ver mi interés, que esas orcas que estamos viendo no son habituales, las habituales aquí son las de la subespecie pescadora y esas tan grandes, son cazadoras y vienen en busca de ballenatos y focas grises, por eso se acercan tanto a la costa. Hace más de diez años que no las veían por aquí.

Las ballenas son animales biológicamente especiales, se dice que son los animales más grandes que han existido jamás, el cerebro de un cachalote es el más grande de todos los seres vivos y pesa 4 o 5 veces más que el de un ser humano, las canciones de la ballena jorobada son las mas largas y complejas desarrolladas por cualquier animal, exceptuando al humano. La corteza cerebral, de las toninas y algunos grupos de odontocetos excede en grado de complejidad de sus circunvoluciones a todos los grupos de animales(incluyendo al humano). Pero a ellos, a los noruegos, los japoneses y los islandeses les da igual, las siguen matando, deban pensar si todo eso es cierto más ricas estarán.

Las ballenas también son animales ecológicamente especiales, al encontrarse en lo más alto de la cadena alimentaria marina desde el principio de los tiempos, es decir desde hace más de 25 millones de años, han evolucionado junto con ella hasta un estado de equilibrio, como cualquier otro ecosistema no alterado. Si nos cargamos su especie, nos cargaremos su ecosistema, se cree que el sacar a las ballenas podría afectar los ecosistemas de modos inimaginables, que pueden y han afectado la pesa y otras actividades hasta ahora una de las consecuencias es el aumento del krill en la zona antártica.

Estaban en la tierra antes que nosotros y ellas han contribuido a hacernos el planeta más habitable, si nos las cargamos ¿que nos quedara?. Este mes de febrero volvemos a verlas por últimas vez alimentarse en el Ártico este año, luego marcharan más al norte, las que nos dejen los cazadores de ballenas noruegas e islandeses. Si te quieres apuntar tienes más información en este enlace.

FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ALBERTO PUERTAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario