Páginas vistas en total

miércoles, 6 de octubre de 2010

OTRO DESASTRE ECOLÓGICO DE UNA MINA EN HUNGRIA

"Tres comarcas del oeste de Hungría -Veszprém, Györ-Moson-Sopron y Vas- se encuentran en estado de emergencia como consecuencia de la rotura de un dique que almacenaba el conocido como barro rojo -una sustancia química muy tóxica, corrosiva y alcalina- en una empresa de aluminio próxima a la localidad de Ajka. El accidente ha causado cuatro muertos, seis desaparecidos y alrededor de 120 heridos, según el último balance oficial. Los equipos de emergencias trabajan para evitar que el vertido llegue a tres ríos de la zona y, desde estos, al Danubio, una de las principales vías fluviales de Europa".

Esa es la noticia.
Pensamos en su día que después de Aznalcollar ya no volvería a suceder que una mina vertiera toda su contaminación al medio ambiente. Pensábamos que esas cosas ya no sucederían más. Recuerdo al Parque Natural del Doñana arrasado por el vertido toxico, recuerdo aves y peces muertos en los arroyos y ríos de Andalucía. Pero cuando puse la tele ayer, no me lo podía creer, las mismas imágenes, el mismo dolor, las mismas personas llorando en la tele, los mismo políticos lamentándose de lo ocurrido, la misma actuación, opaca, silenciosa de la empresa responsable.

Vimos las imágenes de cómo un rio de lodo contaminado y venenoso avanzaba por diversos estados hungaros, arrasándolo todo y quemando a la gente. El agua contaminada es tan venenosa que produce quemaduras e intoxicación a los humanos. La comisaria europea se lamenta, el presidente húngaro también, los damnificados lloran, los peces no pueden quejarse y las aves tampoco. Nada volverá a ser igual que antes en esa zona, bueno nada no: la ambición de las empresas sin escrúpulos como la propietaria de la mina, capaz de almacenar millones de toneladas de residuos sin pensar que un día el muro se caería, la mala gestión política que solo va a llorar el desastre sin intervenir antes de la barbarie empresarial, eso no va a cambiar porque vivimos un momento de políticos nefastos y ambiciones desmedidas de empresarios sin escrúpulos.

La otra noche viendo SCI Miami, tras la detención de un empresario por supuesto asesinato imprudente por contaminación consentida decía este “el avance no se puede detener por la muerte de una persona, gracias a esa muerte hemos conseguido llevar alimentos a otras miles” a lo que Horatio respondía “no señor, no hay ningún caso en el que esa justificada ninguna muerte y menos por le avance empresarial de unos pocos”.

Descanse en paz los muertos Húngaros y el medio ambiente afectado y esperemos que esta vez, el Danubio, el hermoso rio europeo, no se vea afectado por esta nuva catastrofe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario