Páginas vistas en total

martes, 21 de mayo de 2013

LA DURA HISTORIA DE PELANSI, UN ORANGUTÁN MANCO DE INDONESIA



Hoy os voy a contar una de esas historias que nos llegan al corazón, u cuento con final feliz.

Todo empieza cuando Pelansi, un orangután que vivía en la parte indonesia de la isla de Borneo se quedó enganchado a un cepo cerca de una plantación de aceite de palma en la localidad de Ketapang. Después de varios días enganchado en la trampa, sin poder comer ni beber agua, y después de grandes esfuerzos por intentar salir de ella, Pelansi fue rescatado por un equipo de la organización International Animal Rescue (IAR). Pero el daño que se había causado en el brazo y su mal estado hacía que los veterinarios temieran por su vida, razón por la cual le tuvieron que amputar un brazo. Por suerte, el orangután se recuperó de la intervención. Pero aún no estaba todo superado.

Tenía que volver a su hábitat natural y sobrevivir a la dura vida de la selva sin uno de sus miembros más importantes, uno de sus brazos. Los brazos de los orangutanes tienen una fuerza hasta 18 veces superior a la de los seres humanos, y les son de vital importancia para vivir en los árboles, trepar y saltar de rama en rama en busca de comida. La pérdida de una de sus manos parecía un reto insuperable para un animal de esta especie. Después de nueve meses de cuidados y recuperación, Pelansi fue trasladado y liberado en la frondosa jungla de Pematang Gadung, a varios cientos de kilómetros de su hábitat originario. La razón de este cambio de hábitat era porqué su hábitat original ya no existía. La selva donde Pelansi vivía había sido talada y convertida en una plantación de aceite de palma.
Este fenómeno es cada vez más habitual en Borneo, donde la desforestación que causan las plantaciones de palma aceitera, un árbol que procede de África y que consume grandes cantidades de agua, la tala indiscriminada de bosques y los incendios provocados con la finalidad de abrir paso a las explotaciones mineras causan la extinción de estos animales.  Borneo, juntamente con Sumatra, es el único lugar del planeta donde aún habitan orangutanes en estado salvaje. Pero solo quedan 60.000, 20.000 menos que hace unos años. Por eso, estos primates están incluidos en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Desde Ecowildlife Travel colaboramos con la fundación Leakey en el campo que la bióloga Biruté Galdikas tiene en Borneo para la recuepración y protección del Oraguntan de Borneo.

Esta dura historia ha sido transformada en un documental, “Pelsansi: historia de un orangután” por Alejo Sabugo, un asturiano que con ella, muestra las grandes dificultades con las que se encuentran estos primates, y en especial, Pelansi, a causa de la pérdida de hábitat y la caza furtiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario