Páginas vistas en total

sábado, 11 de enero de 2014

LOS BIG FIVE EN MASAI MARA, EL REINO DE LOS LEONES (III).KENIA

Es quizás el único parque de África donde una tenga la verdadera oportunidad de ver a los cinco grandes en una sola jornada de safari y nosotros lo hacemos todos los años de la mano de Ecowildlife Travel. Todos los parques lo prometen y todos los safaris te lo recuerdan, pero yo solo he podido verlos aquí juntos en un solo día. Primero porque es un parque pequeño con mucha vida, fácil de recorrer y donde no existen esos bosques de arbustos que lo tapan todo. Si existen pero no en grandes cantidades.

Mañana sale en el Dominical de El Periodico de Catalunya un reportaje dedicado integramente a los leones, pero yo he completado el mismo con toda la fauna de los cinco grandes en Mara.

Los safaris al amanecer, a parte de ver la belleza plástica de los cielos recién levantados, te dan la oportunidad de seguir las huellas frescas del leopardo y encontrarlo tendido al primer sol de la mañana después de una noche de cacería. Si no lo localizas te queda la tarde cuando el gato manchado se levanta para comenzar su febril noche de caza.

También de mañana veremos a otro grande, el búfalo ramonear en la hierba fresca en el sotobosque, en grandes manadas siempre vigilantes de la llegada de los predadores. El macho solitario impone con su enorme cornamenta y sus más de 1000 kilos de peso. En este viaje le hemos visto atacar a leones e incluso bufarnos de alerta cuando nos acercábamos.

El rinoceronte es más esquivo, el negro se le ha de perseguir en el bosque de Mara. Tuvimos la suerte de encontrar un ejemplar comiendo brotes verdes en las lindes de un bosquecillo de acacias cerca del Mara. Es un aninal peligroso a diferencia de su primo el rinoceronte blanco.

De leones ya hemos hablado mucho en este viaje y es que en Masai Mara hay muchas familias. De los leones me quedo siempre con la anécdota de la “morani”, los guerreros del pueblo masai. Esta vez me aposté con un morani que era capaz de salir a buscar leones caminando con él y perseguirlos para darles caza( broma). El morani me retó pero no pudimos cumplir la apuesta. Otra año será ( mejor).

Y por el último, el más impresionante de los “big five”, “tembo” el elefante. Esta vez nos costo encontrarlo. Al elefante no le gusta el contante mugir del ñu y lo evita. Se sube por las laderas de los escarpes y desaparece en el bosque. Recorrimos todos los escarpes de Olololo y del rancho donde nos alojábamos sin encontrar pistas, pero de nuevo la suerte y la magnificencia de Masai Mara, nos trajo al animal. Caía la tarde cuando una manada de hembras con varios retoños apareció cruzando la sabana en busca de un lugar para pasar la noche. Al final una nueva jornada, larga pero provechosa para ver los big five. Teneis otro enlace interesante sobre Mara aquí http://laescapadadelturistaaccidental.blogspot.com/2009/09/la-gran-migracion-en-masai-marakenia.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario