Páginas vistas en total

sábado, 12 de septiembre de 2009

LA GRAN MIGRACIÓN EN MASAI MARA.KENIA


He viajado varias veces con las manadas de hervíboros en la gran migración anual en la planicies de Serengueti, he visto las grandes manadas esperando en las orilla del Mara el momento de dar el gran salto, acompañé a la gran manada hasta el Kirawira, pero esta vez, he venido de la mano de Ecowildlife Travel a  a embullirme en las manadas justo cuando dan sus saltos sobre el Mara negociando las corrientes, los remolinos mortales y las siniestras sombras de los grandes cocodrilos del Nilo que sestean en la orilla y esperan paciente su comida. Los leones no necesitan correr, apostados debajo de los árboles descansan para hacerse con las bestias que, exhaustas, cruzan el río Mara para caer en sus fauces.

Millones de hervíboros, cebras, gacelas, impalas y ñus comienzan en Agosto el camino de regreso a las planicies del Serengueti en busca de pastos frescos. Cientos de predadores les siguen en un cortejo fúnebre. Una familia de guepardos al completo, subidos sobre un termitero, observan el movimiento, el polvo es asfixiante, los animales se van acumulando a la orillas del río. Todos están nerviosos, saben que tienen que cruzar pero el miedo le atenaza. Una cebra tímida se adentra en el río, los cocodrilos se tiran al agua, su madre la llama desde la orilla, la cebra quiere cruzar, los ñus empujan nerviosos, los leones agudizan sus sentidos, los turistas preparamos las cámaras, los guías se impacientan en el coche, los buitres dan vueltas en el aire, el olor a tierra seca se expande, el polvo nos ahoga, ¡¡¡ya está!!! , una segunda cebra salta, y detrás de ella decenas de equinos se arriesgan,los ñus inician sus saltos, los cocodrilos, enormes saurios de seis metros, saltan al agua al unisono, los leones se ponen de pie, la espera es interminable , todos nos excitamos, cien, doscientos, trescientos, miles de animales en el Mara, los cocodrilos no saben que hacer, los leones se apartan ante la barabunta, esperan a los animales heridos, es más fácil y menos peligroso. El agua está cada vez más turbia, no hay sangre ya que los cocodrilos están asustados ante la avalancha y no atacan, los últimos animales pasan, muchos han quedado en el agua y la corriente los arrastran, los cocodrilos persiguen sus almas, los leones se mueven discretos seleccionando sus presas más débiles, nosotros dejamos la orilla buscando la manada, en el camino los restos de la aventura son aprovechados por los buitres, cae la tarde, el aire se vuelve a respirar, el Mara se tranquiliza, nuestros sentidos se relajan, la aventura ha tocado a su fin. Si quereis vivir esta ventura la tenéis en Ecowildlife.
Este es el articulo final de esta serie denominada KENIA JOURNEY.
Más fotos en http://www.facebook.com/album.php?aid=98393&id=552494308&saved#/album.php?aid=98393&id=552494308

No hay comentarios:

Publicar un comentario