Páginas vistas en total

martes, 11 de febrero de 2014

HISTORIAS CON ALMA(II) AUDREY HEPBURN ME MIRA DESDE UNA ESQUINA. DONOSTI

Seguimos con las historias con alma que comencé hace unos días en Bilbao.

Unas carcajadas hacen que desvíe mi atención hacia una esquina envuelta en la sombra de un soportal de piedra de la plaza Constitución, en el escaparate Audrey Hepburn; con la elegancia de su traje negro y la mirada de niña traviesa dibujada en su rostro me sonríe coqueta y tras guiñar un ojo, se retira deprisa por la calle Mayor. ¿Quien saber donde irá?.

No la busco ni la persigo, continuo tranquilo el paseo por esta Donostia de cine y salgo al encuentro de las estrellas. En el caminar lo encuentro, al viejo Alfred digo, sentado en su butaca del Astoria 7, lee pausado, oronda figura de cartón, zapatos limpios y traje impoluto. A su lado, una chica lista le imita coqueta cruzada las piernas leyendo a Diego Galán, leyendo sus bofias, sus fibias, mirando sus fotos, las que hizo y las que le hicieron y en la portada la Loba, enigmática, mirada perdida, cigarrillo en la boca...., de ella hablaré más tarde.

En la sexta planta, Sean Penn. Padre "Mystico" vengador, asesino que muere en mil películas, azote de monjas cristianas, icono gay revolucionario, mil amigos le adoran por doquier, otros solo quieren su foto y la consiguen. Después se marchan escaleras abajo glosando su cine con la mirada de María de Medeiros clavada en su  espalda, ella maldiciendo la paz rota, él festejando el encuentro y recordando su cine de autor, de historias que hacen sangre, de luces oscuras sobre sus rostro salvaje.

Es la noche y se pone el sol por Igueldo. La vieja farola de la Concha apaga la última linea de luz del horizonte y enciende la fiesta, de corredores de running que regresan, de abuelas que se retiran al cobijo de su hogar, de jóvenes que se besan, de conversaciones que justo acaban de empezar  y entre ellas, don chicas que miran el monte apoyadas en la barandilla del paseo y se anuncian historias de cine:  "¿sabes que Bette Davies, cuando estuvo aquí, nunca salio de su habitación pero juran que la vieron caminando por el  Paseo de los Curas?". Y yo enfilo hacia al puerto siguiendo una volvas de humo de algún cigarrillo soñando que detrás, quien sabe, me puedo encontrar a Bette Davies o a Humprey Bogart o ¿porque no? a Victor Mature aspirando su última calada del día.
Hace unos días se entregaron los premios de cine de la academia española en Madrid, Los Goya, y en breve se entregaran los Oscar en Los Ángeles,  pero yo ayer estuve con las estrellas del cine paseando en las calles de Donosti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario