Páginas vistas en total

miércoles, 25 de junio de 2014

LA RUTA DEL CISTER (III). MONASTERIO DE POBLET


Aiguamúrcia Es el municipio más grande de la comarca del Alt Camp y fue muy importante en la edad romana aunque fue en época medieval con la construcción del Monasterio de Santes Creus cuando adquiere mayor importancia. Aún así sus habitantes no pasan de un centenar. Esta comarca es de escasa presencia humana pero muy rica en cultura y naturaleza.

Al monasterio se debe buen parte de su patrimonio arquitectónico. El puente de piedra del siglo XV, mandado construir por el abad Valls y la cruz de termino del siglo XIV, pero reconstruida el 1948 son algunos de sus ejemplos. En la calle central se encuentra la antigua bodega cooperativa que aún sigue funcionando cada temporada Al lado de la puerta de la Assumpta o puerta real del monasterio datada en el siglo XVIII se encuentra la capilla de Santa Llúcia y una vez dentro de la muralla, la gran plaza que precede al monasterio. Esta dedicada a San Bernat Calvó, al que rinde culto en la fuente central presidida por la imagen del santo del siglo XVIII

Se tienen noticias del monasterio de Santes Creus desde el 1150 pero no fue hasta 1158 cuando los monjes se instalaron en estas tierras de Aiguamúrcia. A mediados del siglo XIII los monarcas aragoneses engrandecen la abadía con construcciones que la conllevarían a tener un palacio real en sus murallas. El abad San Bernardo Calvó, llego incluso a se consejero de Jaime I el Conquistador (1213-1276). Pedro III el Grande (1276-1285), está sepultado en la abadía , como también lo está su hijo Jaime II (1291-1337) y la esposa de éste, Blanca de Anjou. Fue Jaime quien mando derribar el claustro románico para construir sus estancias en esas zonas y el claustro de estilo gótico que hoy se puede contemplar. A Pedro IV el Ceremonioso amuralló el recinto monacal y finalmente devolvió la abadía a los monjes para trasladarse al Monasterio de Poblet.

Del recinto destaca la fachada principal de la iglesia, coronada por almenas que esta fechada en el siglo XII y presenta una portalada románica con un gran ventanal gótico. La planta de la iglesia es de cruz latina. Cerca del altar mayor se localizan las tumbas de Pere II un lado, y de Jaume II y Blanca d'Anjou por el otro. El cenobio convertido en panteón real por el primero de estos reyes fue fortificado durante los siglos XIV y XV. Nada más entrar en el monasterio se encontrara con el claustro del cual sólo queda el templete del lavatorio. Esta decorado con capiteles como los de Reinard de Fonoll (1331), que le confieren una gran riqueza iconográfica Alrededor del claustro mayor encontramos dependencias como el gran dormitorio, que acoge conciertos de música en los meses de verano. El claustro posterior, mucho más sobrio, se estructura de forma rectangular y se encuentran las dependencias monacales como la cocina, el refectorio del siglo XVII, y el Palacio Real, mandado construir por Pere el Gran el 1280. Al lado de este segundo claustro se encuentra la antigua capilla románica de la Trinitat de vuelta de cañón, que constituyó la primera iglesia del monasterio. También son parte importante del conjunto del monasterio la bodega y el escritorio que se sostiene en dos columnas en forma de palmera. Dentro del monasterio son remarcables también el cimborio gótico coronado por una linterna barroca, y la Torre de las Horas del siglo XVI.

El monasterio estuvo abandonado desde 1835 hasta 1921 cuando fue declarado monumento nacional y desde el 1931 quedó constituido un Patronato que se ocupa de su restauración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario