Páginas vistas en total

lunes, 22 de diciembre de 2014

BARES DEL MUNDO (IV) SINGAPORE SLING, EL FAMOSO COCKTAIL DEL LONG BAR


  • Después de haber estado tomando cervezas con el Che en Ecuador,  de haber  tomado tragos con Sir Edmun Hilary en Kathmandú y de haber tapeado con Chiquito de la Calzada por la calle Larios en Málaga, hoy me tomaré un cocktail muy renombrado en el Hotel Raffles de Singapur.

  • Cuando los ingleses campaban a sus anchas por estas tierras y la llamaban Indochina, tenían sus propios clubs y vivían como rajás, abrió un garito en Singapur que más tarde se haría famoso, el “Long Bar”. Era el bar del famoso Hotel Raffles(otro día os hablo de este señor). Era un bar donde los ingleses solían ir a beber y hablar de sus cosas y donde los camareros eran todos de origen chino o malayo.


Un buen día, allá por el año 1915, uno de estos camareros llamado Ngiam Tong Boon, se dio cuenta que las señoras inglesas, a parte de no compartir esas tertulias con sus maridos, no bebían ginebra como sus ellos posiblemente por lo pacata de esta sociedad, que se volvía más pacata en la colonia. Pues ni corto ni perezoso,  se invento un coctel al que agregaba el famoso gin que tanto gusta a los ingleses, pero lo adornaba con unas gotas de benedictine para darle sabor, un poquito de jugo de piña natural y un toque sutil de cereza marraskino para cambiarle el color y pintarlo de rosa y que así fuera más atractivo a estas remilgadas señoras.

Y dicho y hecho nació el coctel más famoso de Asia y que, aún hoy se sigue bebiendo en el Long Bar, el “Singapore Sling”. Es más, casi cien años después de aquello, el Long Bar del hotel Raffles se llena a todas horas de turistas ávidos de tomarse un “Singapore Sling” y comer avellanas con cáscaras de sacos a granel que hay repartidos por todo el local. La costumbre es tirar las cáscaras al suelo, cosa que hace todo el mundo en un país tan limpio.

Eso si, para ir al Long Bar, en el clásico hotel Raffles, uno ha de dar un buen paseo alrededor del hotel, ya que no se puede entrar si no eres cliente y pagar los rigurosos 18 dólares que cobran por cada trago, todo un exceso pero que pagamos todos religiosamente por ver el bar. Si podéis pagar algo más, un dólar más, pedir la bebida tradicional, se sigue mezclando a mano y no sale de un grifo como le pasa a nuestro tinto de verano. Salud

Otra entrada de Singapur en http://laescapadadelturistaaccidental.blogspot.com/2010/10/little-india-singapur-iii.html

6 comentarios:

  1. Lo has querido hacer bonito y va más lento que el burro fermín.
    No hay quien lo lea a gusto.

    ResponderEliminar
  2. Que bien suena, que apetecible, incluso a estas horas ten tempranas!

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Yo?, no se casi, donde voy a estar mañana !!! Felices Fiestas y que el 2015 te traiga todo lo que deseas y si puede ser, que compartamos algún ratillo jijijiji

      Eliminar
    2. Pues que seas muy feliz amiga, que disfrutes junto a los tuyos

      Eliminar