Páginas vistas en total

sábado, 4 de julio de 2015

RUSIA(VIII) EL KREMLIN, VIEJOS ZARES, NUEVOS RICOS

La Plaza Roja esta enladrillada y tomada por la policia, registran al entrar y al salir por si acaso. Nos topamos con vieja Catedral de San Basilio, símbolo de la plaza. La catedral  fue encargada por Iván el Terrible, la Catedral de San Basilio es una de las imágenes más icónicas de Moscú. Construida en el siglo XVI, la catedral está en el lado occidental del triángulo del Kremlin y sobresale por encima de la Plaza Roja con su explosión de color. En su interior, la catedral tiene muros decorados ricamente, frescos, pinturas y muchos objetos religiosos, pero pocos entran a verla, muchos se hacen selfies delante de ellas y otros la miran y continúan caminando hacia el Kremlin. El viejo Kremlin de Moscú.

Pasamos delante del Macdonald ( ni aún teniendo las letras en cirílico engaña) y el río subterráneo cargado de figuras de cuentos y nos plantamos en la entrada del Kremlin, con su muralla infranqueable. Ocultos detrás de los famosos muros de ladrillo rojo de 18 metros del Kremlin están algunos de los objetos y edificios históricos más importantes de Moscú. Incluyendo a cuatro catedrales el Kremlin cuenta con un Museo militar, otro de diamantes y la Gran Torre del Campanario de Iván el Grande. Como el centro del poder político en Rusia, el Kremlin tiene leyes muy estrictas que nos impiden abandonar el camino marcado y  soldados con silbatos y cara de enojados no miran con un silbato en la mano que llama la atención. La guía nos cuenta cosas de la época stalinista, de los viejos vicios comunistas, de las catedrales, la campana gigante y otras parecidas. Yo me quedo con los turistas chinos y me cuentan que su país les deja venir hasta aquí para ver la momia de Lenin y para visitar el Kremlin, y ellos lo hacen orgullosos. Ya cayó el telón, ya cayó el viejo comunismo pero todavía los chinos se siente orgullosos de este lugar.  Esperamos que marchen para hacernos la foto delante de la catedral. Dentro descansan los restos de Ivan el Terrible, o Temible, sea lo que fuere, es terrible o temible lo que estos muros guardan celosos desde hace tantos años.

Desde la torre del parlamento seguro que Putin nos mira, antes venía en coche pero sus guardias y la seguridad paraban Moscú para dejarle pasar, imaginad 18 millones de rusos parados para dejarle ir a su trabajo. Hoy se ha comprado un helicóptero que le trae hasta la puerta de su despacho. Todo un detalle. Y Manuela Carmena va en metro al trabajo. Nuevos tiempos, nuevas historias. Os he dejado más fotos en este enlace.


No hay comentarios:

Publicar un comentario