Páginas vistas en total

martes, 21 de julio de 2015

SENDERISMO. CERRADA DEL UTRERO. LA IRUELA ( JAEN)

Quiero ver hoy el río Guadalquivir en su primera encerrona, cuando una pequeña presa en la Cerrada del Utrero para sus aguas para precipitarlas más tarde a la central eléctrica del valle. La Cerrada del Utrero es uno de lo senderos más cómodos del Parque Natural de la Sierras de Cazorla. Segura y las Villas pero a la vez, uno de los más agradecidos por sus riqueza paisajística, natural, de flora y fauna.


La ruta se inicia en la senda que desde la carretera que va de Cazorla al Vadillo- Castril, antes de pasar el Puente sobre el Guadalquivir, y el aparcamiento del quiosco-bar “Cerrada del Utrero”. En este punto (990. de altitud) iniciaremos un recorrido circular de una hora de duración y 1700 m. de longitud.

Tras una sinuosa senda sobre el río y unas escaleras de sube y baja que ponen a prueba al más atleta, llegaremos a la presa que por primera vez en su largo caminar, retiene las aguas del joven Guadalquivir. Desde esta altitud las vistas son hermosas sobre la cerrada y el valle, más abajo en las primeras rocas y pozas del río, el culantrillo y las algas tiñen de color las cristalinas aguas. En época estival, locales y turistas se bañan en estas pozas y los jóvenes practican barranquismo sobre las mismas. Merece la pena descalzarse y meterse en las, todavía, frías y jóvenes aguas del Guadalquivir. Cuando salimos del agua, una cabra montes con dos jóvenes vástagos nos espía desde una roca.

Ahora comenzaremos una leve ascensión por la margen izquierda del río, sobre nuestra cabeza vencejos, golondrinas y algún cernícalo primilla, anidad en la roca cortada por siglos de rozamiento. El río suena ensordecedor en el barranco. Al final de la cortada el valle de vuelve verde. Hoy la cascada de Linarejos esta seca. En primavera, esta cascada de aguas ferruginosas, se precipita con fuerza sobre el joven río, horadando, más aún, la piedra caliza sobre la que navega. Pegados a la pared seguimos ascendiendo con la vista ahora puesta en el valle, ahora sobre la sierra y el mirador de Las Palomas. Al final de la ruta, un pequeño mirador nos da un respiro que nos lleva, tras una hora larga , a retomar la carretera donde comenzamos esta suave y hermosa ruta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario