Páginas vistas en total

jueves, 3 de septiembre de 2015

PERU(IV) SUFRIENDO EN EL CAMINO DEL INCA

La ciudad perdida de los Incas, Machu Picchu es sin duda una ciudad símbolo de la civilización Inca. El camino real que llevaba a los peregrinos y oficiales autorizados del imperio a esta ciudad sagrada es el "Camino Inca" como lo conocemos hoy en día. El recorrido por este camino andino es una experiencia inolvidable. Dura a veces, muy dura otras, pero perecedera al final y con el efecto sobre los que lo hacen de un emboque de golf: un subidon de adrenalina. El camino está pavimentado con bloques de roca y cuenta con escaleras, túneles y puentes de madera que atraviesan ríos, valles templados, la tibia selva nublada y las frías alturas andinas. Al ir caminando te vas dando cuenta que los que construyeron el camino y vivieron en esta civilización, no eran torpes sino todo lo contrario, grandes estrategas y constructores.

El Camino Inca a Machu Picchu es parte de una sistema de más de 30,000 kilómetros de caminos que integraron las vasta red del Tawantinsuyo, desde el sur de Colombia hasta el centro de Chile pasando por Quito, Ecuador; Cajamarca, Huanuco, Jauja, Huamanga y Cusco en el Perú; La Paz y Cochabamba en Bolivia hasta Salta y Tucumán en Argentina. Estas vías corrían mayormente a lo largo de la costa y la sierra y en algunos casos alcanzaron la selva amazónica como es el caso del Camino Inca a Machu Picchu.

Nosotros comenzamos nuestra subida en el Km 104 tras abandonar el tren, e implica una caminata de cuatro horas para las ruinas de Wiñay Wayna Esta expedición más corta es más adecuada para excursionistas que no son habituales. Además, esta excursión da al excursionista la oportunidad de ver ruinas como las de Chachabamba y cascadas que ellos que opten por la excursión de cuatro días nunca ven. Siempre en paralelo al Urubamba que cruzamos nada más partir.Va ascendiendo sin remisión y al cabo de un rato ya vemos la montaña de Machu Pichu aunque esa imagen es engañosa por que nos quedan varias horas de ascensión. El sendero pasa por cascadas un poco antes de llegar a Wiñay Wayna, donde podemos refrescarnos pero no beber, esta cascada viene de los pastos  de arriba donde llamas y pastores hacen sus necesidades.

Después de Chachabamba, el Camino Inca Sagrado sigue al sur y empieza a ascender a la montaña, antes de entrar la selva y cruzar a una quebrada. Antes de divisar los restos arqueológicos, divisamos una hermosa cascada. Después de dejar la cascada y la selva, los excursionistas llegan a las ruinas increíbles de Wiñay-Wayna. Wiñay-Wayna quiere decir "Siempre Joven" en quechua. Las ruinas de Wiñay-Wayna presentan terrazas numerosas, casas, y unos baños incas ceremoniales. Llevamos ya cuatro horas y pesan las piernas, subir las terrazas acaba de dejarnos KO por unos momentos, pero las vistas desde aquí son impresionantes.

Ahora ya metido de lleno en la selva semi húmeda y escuchando el canto de aves misteriosas, el ruido de los rápidos del Urubamba y el tren y con la vista puesta en la cima, nos topamos con el "mata gringos", una escalera empinada que se agarra a la pendiente y que nos deja extenuados, llevamos más de seis horas de ascensión, pero el esfuerzo nos compensa por que ya escuchamos más arriba a nuestros compañeros que han llegado al Intipunku o Puerta del Sol. Gritan de alegría, el esfuerzo ha merecido la pena, ya contemplan la ciudadela y el mítico Machu Pichu..., la imagen es conmovedora, os dejo más fotos en este enlace y lo que sucedió después, os lo cuento mañana en otro post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario