Páginas vistas en total

viernes, 30 de septiembre de 2016

CUENCA: YA SE ESCUCHA LA BERREA EN LA SERRANIA



Los machos solitarios se  vuelven muy activos en esta época

Ahora que ya las mañanas son más frías, que alguna lluvia se ha dejado ver por la península y que los bosques están cargados de frutos (madroños, bellotas, brotes...), ahora es el momento que muchos ungulados aprovechan para medir sus fuerzas y relacionarse con el sexo opuesto.Ahora es el momento que se escucha al ciervo berrear y al gamo roncar. Y en la serranía de Cuenca, además, tenemos el espectáculo de la belleza de sus montes, sus quebradas y en general la orografía. Este fin de semana salimos con el Club de Viajes de Ecowildlife y de la mano de Azeral a ver tan magno acontecimiento.

Recorrimos parte de la sierra, de la que ya os contaré más cosas, buscando uno de los valles más hermosos de la misma, una hermosa propiedad dentro del cazadero real, cuyos dueños, en vez de dedicarse a la explotación cinegética, se dedican a la cría de ganado y ahora (gran decisión) a la celebración de estos encuentros con la naturaleza en su finca. La sorpresa nada más llegar fue mayúscula, una enorme valle con un arroyo salado donde los ungulados vienen a por su aporte de sal diario..., muflones, gamos y ciervos pastaban plácidamente en manadas muy numerosas.

Las manadas de ungulados en la serranía de Cuenca

Bajo una encina, nuestros anfitriones nos introdujeron en las costumbres de los animales y sobre todo de la berrea del ciervo y la ronca del gamo que íbamos a escuchar más tarde. Probablemente he visto berreas mucho más cercana, pero tanto la forma didáctica de introducirlo de nuestros anfitriones, como las hermosas vistas sobre los valles de esta parte de la sierra, hicieron de esta experiencia algo muy diferente.

Septiembre es el mes en el que, tradicionalmente, y siempre que haya llovido algo sobre la especie, los ciervos, en su máximo esplendor, lucen altivos sus cuernas y comienzan su campaña de celo. Su voz ronca suena por todas las sierras y dehesas peninsulares al fin de encontrar cuantas mas hembras puedan para perpetuar su linaje. Los grandes machos se desafían primero con sus voces, pero si no es suficiente, se enfrentan cara a cara y luchan por hacerse el harén mayor posible. Los jóvenes "varetos" los miran estudiosos, quizás el año que viene ellos sean los que se enfrenten a gran macho triunfador.


Azeral nos acompaño en esta visita y sus guías fueron excelentes anfitriones del encuentro

La berrea, es la época en la que los grandes machos de ciervo se asoman a los valles y los claros de bosque, pero sobre todo, es el momento para acercarse a escucharos bramar incansablemente en una acción que puede tener una duración de hasta cerca de tres semanas. Durante este tiempo el macho dominante sólo hará dos cosas, aparearse cuantas veces pueda, tratando de cubrir al mayor número de ciervas que pueda reunir, y defender, a muerte si fuera necesario,  a su manada de hembras.

Hermosa experiencia, os he dejado más fotografías en este enlace y os recuerdo que solo quedan dos semanas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario