Páginas vistas en total

lunes, 12 de diciembre de 2016

FINLANDIA: CAZANDO AURORAS EN LA NOCHE BOREAL





Seguimos volviendo cada año a la Laponia finlandesa en busca de las luces del norte, las auroras boreales y seguimos teniendo la suerte de cara y trayéndonos el mejor regalo que la larga noche del norte de Europa nos regala.

El secreto está en buscar rincones sin apenas luz y dejarnos sorprender, también tener la suerte de que las tormentas solares, el clima y el viento nos ayuden. En este último viaje dos noches se cumplieron todos los designios y cuando los perros huskies y los malamutes de las cercanas granjas de renos comenzaron a aullar, supimos que era el momento de cargar las baterías y los trípodes. Los animales se excitan como si supieran lo que va a sorprendernos, el viento se levanta de golpe y el cielo se iluminar…, son las colas de los zorros, como dice un vieja leyenda sami, que al huir de los aullidos, arrastran sus colas por la nieve y levantan chispas que inundan de fuego el cielo.

 

Toda la noche estuvieron en el alto cielo boreal, estábamos en medio de la Laponia finlandesa, nuestras voces emocionadas se mezclaban con el aullido de las bestias, hubo un momento de tal clima boreal que abandonamos las máquinas para disfrutar del evento, hubo un momento que nos sentimos los seres más afortunados sobre la tierra, hubo un momento que todos pensamos en nuestros seres queridos y quisimos tenerlos cerca…

En Enero y Marzo volvemos, si nos queréis acompañar tenéis la información en este enlace.

2 comentarios:

  1. Es una auténtica pasada. Nosotros pudimos contemplarlas el día 8. Estuvo todo el día nublado pero tuvimos la corazonada de que podíamos llegar a verlas, no cancelamos la excursión y tras una cena hecha en la hoguera y disfrutar de la tranquilidad de la noche, nos sorprendió ese regalo tan mágico de la naturaleza. Merece muchísimo la pena! Sin duda hay que verlo mínimo una vez en la vida.

    ResponderEliminar
  2. Hola R. nosotros ni pudimos cenar, el 8 estabamos con la sopa cuando estallo el cielo y ya nadie entro más a cenar, se vieron hasta las 6 de la mañana, el 9 casi hasta las 4 de la mañana, dos dias seguidos.., disfrutamos mucho y el recuerdo queda imborrable para toda la vida.., saludos y gracias por comentar

    ResponderEliminar