Páginas vistas en total

viernes, 11 de septiembre de 2009

MASAI MARA, EL LÍDER DE LA MANADA. KENIA




Observamos unos búfalos inquietos, cae la tarde y el momento en el que los leones salen de cacería. Se mueven pausados pero atentos y miran fijamente a un bosquecillo de acacias. Una leona se asoma tras los primeros árboles, camina tranquila y sosegada. Se estira en un pequeño claro. Los búfalos ahora están muy nerviosos. Se oye un rugido en el bosque que eriza la piel. Un enorme León alfa, el rey de la manada, avanza lentamente. Sólo tiene un objetivo, es la época del celo de la leona y esta terriblemente excitado con su olor. Al llegar a su altura, la leona le ruge para apartarlo y él la imita. Los leones copulan cada media hora y puedan estar días haciéndolo. Esta leona ya lleva horas con el macho y se hace de rogar. Solo con la incesante cópula, el león puede garantizar su descendencia que, de todas formas, tiene pocas expectativas de vida en la sabana masai. Las enfermedades, el infanticidio de su propio padre y los asesinatos de las hienas, diezman las camadas.
Es por eso que la leona debe aprovechar cada periodo de celo y copula de esta forma para engendrar hasta dos veces al año. Todas la leonas eligen al macho alfa para asegurar descendencias fuertes, en la sabana, la ley del más fuerte se impone.
Al final el macho vuelve a copular y agotado se echa mientras dos leonas jóvenes aparecen en la escena y lo miran con indiferencia. En Mara la vida continua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario