Páginas vistas en total

miércoles, 31 de marzo de 2010

SEMANA SANTA SEVILLA. MIERCOLES SANTO MAÑANA

Hacía años que no paseaba por la Gran Plaza de Sevilla, plaza de recuerdos de juventud. Sentado en la bodeguita de la Plaza Grande, con una caña en la mano y un platillo de camarones he rememorado aquellos viejos tiempos. El bullicio en la plaza y en el bar me avisa que la hermandad esta a punto de abrir la puerta.

La Iglesia de la Concepción acoge la hermandad que he venido a ver esta mañana. A las 12 en punto se abren las puertas del templo y la banda de música nos regala los acordes del himno nacional. Hay expectación en un mañana radiante de sol, los más pequeños se entretienen jugando, los mayores aturdamos impacientes, los vecinos del barrio se asoman a las ventanas para ver la imagen.

El año pasado el paso no salió por la lluvia. Comienzan a aparecer nazarenos, hasta 1.300 lleva esta cofradía. La gente este expectante, el sol comienza a calentar en Sevilla, de repente, tras la cortina de humo de los incienciarios de los monaguillos, aparece la talla doliente y compungida del Cristo de la Sed. Sobre un monte de claveles rojos, con unos candelabros dorados, en un paso de maderas nobles, el crucificado mira herido a la muchedumbre que nos agolpamos a sus pies, no hay pesar, hay dolor y condolencia. Una talla finamente tallada en el siglo pasado. Tras él, aparece su madre, María Santísima de la Consolación, llorosa y compungida, el público aplaude la salida, los nazarenos se agolpan a sus pies, los costaleros intentan animarla, pero la Virgen sabe que hoy prenderán a su hijo en el huerto y será juzgado y condenado, no tiene el día para aplausos.

Un fervoroso devoto, desde un balcón le canta a la Virgen. Quiere recompensarla por la perdida, la saeta, ese canto de dolos de los sevillanos a sus imágenes, rompe el silencio de devoción y al finalizar, la plaza estalla en una gran ovación. La Virgen se va, la veo marchar por Luis Montoto y con ella, se lleva a los fervorosos sevillanos del barrio de la Gran Plaza

2 comentarios:

  1. Pero de coj... tendrá que ver el himno nacional con esto. ¿Ves como es una chirigotada?
    Esto es anticonstitucional en un estado aconfesional.
    Vaya, vaya y yo que creía que el franquismo era una reminiscencia del pasado.
    Añado un adjetivo a lo que dije en el anterior post. ¡PAYASADA!

    ResponderEliminar
  2. los vellos como escarpias javier, eso es lo que eche d e menos en lo sarfermines las marchas militares, con la marcha patria en primer lugar jajajajaj

    ResponderEliminar