Páginas vistas en total

viernes, 21 de octubre de 2011

MARINA BAY SANDS. SINGAPUR (II)


Si ayer me maravillaba con el antiguo barrio de pescadores de Singapur y sus historias, hoy ha sido sorprendente ver el espectáculo de la noche caer sobre la bahía de la ciudad, el skyline de sus rascacielos y el genial y sorprendente complejo de Marina Sand. Creo que lo podrían haber hecho más grande, si es que cabe, pero no más espectacular y sobre todo más a tono para esta ciudad que quiere destacar entre las grandes urbes de nuestro planeta. Estas son algunas notas sobre el complejo: " El Marina Bay Sands es un complejo de edificios de Singapur, localizado frente a Marina Bay y desarrollado por Las Vegas Sands que está considerado como el casino aislado más costoso del mundo (valorado en US$ 5700 millones, incluido el coste del solar), el conjunto consta con tres torres hoteleras con 2.560 habitaciones, un centro de convenciones y exposiciones de 120.000 m², un centro comercial, un museo de Arte y Ciencia, dos teatros Arenas, seis restaurantes de cocineros de prestigio (celebrity chef), dos pabellones flotantes y un casino con 500 mesas y 1.600 máquinas tragaperras. Las 20 hectáreas del complejo fueron diseñadas por Moshe Safdie Arquitectos y la ingeniería corrió a cargo de Arup y Parsons Brinkerhoff (MEP). Safdie también diseñó una ruta artística dentro del complejo, incorporando siete instalaciones de cinco artistas como Sol Lewitt, Antony Gormley y Zheng Chongbin, cuyas piezas incluyen efectos ambientales de luz, agua y viento, integrando el arte con la arquitectura", "pa cagarse" vamos.


Al caer la noche sobre la bahía de Singapur, esta inmensa y hermosa ciudad se transforma en un espectáculo visual solo comparable con las noches de New York, con una sola diferencia, esta gente ha sabido crecer con planificación y sobre todo con espectacularidad. El año pasado cuando estuve por aquí, no estaba inaugurado el complejo de Bahía Sand, este año he podido disfrutarlo. Enemigo como soy de los grandes centros comerciales y de los grandes complejos de ocio, esta me ha desarmado totalmente. Todo esta hecho a lo grande para disfrute de una ciudad ávida del ocio y de las compras, el centro comercial es algo que nunca había visto, y os juro que  he visto grandes centros comerciales en Miami con millas y millas de tiendas y restaurantes, pero es que además,  estas tiendas están bien colocadas. El espectáculo de luz y sonido sobre la bahía, es algo alucinante, si ya el espectáculo de la fuentes de Montjuïc en  Barcelona me sorprende, este lo supera con creces por su manejo del agua de la bahía y el las proyecciones sobre los rascacielos. Y el skyline nocturno con los tres edificios del hotel Marina Sands marcando una línea inédita en el cielo, es algo “acojonante”, eso si, nos esperen ver ni una sola estrella en este cielo contaminado de luz.

Sentado en la barra de un bistro, tomando una caña (o varias) y más tarde en la alucinante terraza de la discoteca Avalon sobre la bahía, tuve que reconocer que la ingeniería humana, cuando quiere, hace obras de arte sin parangón y esta, créanme, es algo para ver al menos una vez en la vida. El consumo, eso si, debe ser algo excesivo para la media de la humanidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario