Páginas vistas en total

lunes, 10 de junio de 2013

EL GRAN VIAJE DEL HOMBRE (y V). ADÁN ENCONTRÓ A EVA Y LOS EVOLUCIONISTAS GANAN LA CARRERA

Esta es la última entrega de la historia que estoy leyendo y os voy explicando, tenéis las otras cinco entregas reeditadas en el blog.

Si imaginamos que el árbol genealógico de la humanidad empieza en la raíz de su tronco con el “encuentro fortuíto” de Adán y Eva, el resto de ramas del árbol que nos dan sombra, son múltiples familias que se desprendieron de ese tronco madre formando sus propios hogares y sus propias variantes genéticas de esa primera unión. Los investigadores han encontrado pruebas de ese Adán, o cromosoma Y, en todas las razas que habitan el planeta. Con variantes genéticas,  pero siempre aparece el cromosoma masculino Y, iguiéndola han podido seguir literalmente lo que se denomina “el primer gran viaje del hombre”.

Supuestamente nuestra Eva, la que venimos hablando en esta serie de opiniones, engendró un individuo que científicamente se le llama L3 y este a su vez engendró a otro que se llama M. Analizando los datos de poblaciones antiguas e investigando en su ADN, se ha conclusionado que los individuos descendientes de M se expandieron por la costa africana y desde ahí a Australasia, recordad que el continente-isla que hoy conocemos estuvo hace millones de años unido a Asía. Pero este individuo ni sus genes se encuentra en Oriente Medio y tampoco en Europa. Es decir, “el pueblo M” conquisto el resto de África desde la costa y hasta Australia pero no subió hacia Europa.
Y entonces ¿que paso? . Pues bien, parece ser que en ese tránsito, un descendiente de Adán, llamado “M168”, se pudo encontrar en algún lugar de la costa africana entre la actual Sudan y/o Etiopía con una descendiente de Eva. Allí se unieron y en vez de seguir al resto de la tribu, ambos, o diversos individuos de ambas tribus, comenzaron su camino de recorrido hacia el norte, en el camino contrario,  fundiéndose entonces  los dos linajes y dando paso a una nueva generación que ya comparte el ADN de ambos individuos. De esos descendientes se han encontrado huellas “mitocóndricas” en individuos actuales que viven en Europa, India, America del Sur y hasta en los aborígenes australianos. Y de esos primeros individuos, descendemos el resto de los humanos como hoy nos conocemos. La Teoría de la Evolución de Darwin puede explicar el resto. Solo se mantienen aquellos individuos que prosperan mejor.

Y hasta aquí la serie de artículos sobre el primer viaje del hombre. Quiero agradecer a Javier su permanente discusión y mis amigos Argentinos y Chilenos que a través del Facebook me mantengan vivo y despierto. Solo ha sido un resumen de mis cuitas y venidas y reflexiones sobre las lecturas y trabajos en las que me encuentro inmerso, sin más pretensión que la de entretenerme y de paso, entreteneros. No soy científico solo un curioso más sin pretensiones.

Si queréis saber más del tema, que a mi me apasiona, os receto un libro “El viaje del Hombre, una odisea genética” de Spencer Wells, editado por la editorial Océano. Es sencillamente atrayente y espectacular  y en él me estoy basando para preparar la nueva expedición de Ecowildlife Travel..

7 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Más que tu Eva y tu Adán, tengo una pequeña y parcelada conclusión que no creo nadie pueda negar.
    "La geología, el clima y la evolución humana guardan entre sí estrecha relación"
    "Entra dentro de lo razonable concluir que, si no hubiera sido por los cambios ambientales en los habitats de los primeros homínidos, estaríamos todavía a salvo en algun bosque cálido y confortable, como en el Mioceno, y aún andaríamos por los árboles"

    ResponderEliminar
  3. jAVIer por una vez coincidimos, hace 60.000 años, más o menos la climatología desertifico media África central que fue cuando se originaron las grandes sabanas, solo quedo una franja verde en la costa donde fueron todos los animales y hominidos a vivir, paralelamente la expansión de los hominidos relacionada con su evolución, el uso de herramientas, etc... hace que necesiten nuevos espacios y goelogicamene era má fácil caminar por la costa llana que trepar montañas, así que sin quererlo se fueron expandiendo por todas la costas de los continentes.

    Vamos que para se un tio no versado ni leido, has acertado jajajaj

    ResponderEliminar
  4. Curiosa reedición la que has hecho.
    No me había dado cuenta de tu contestación al comentario que hice en su día.
    No te creas que me vas a ofender con tu despreciativo último párrafo.
    Yo cuando opino de algo, lo hago con mi propio criterio y basado en mis propios estudios y conocimientos adquiridos, no me refiero a lo que he leído de otro, ni me considero seguidor de nadie, ni perteneciente a ninguna escuela o corriente.

    ¡Qué daño hace el patxaran! jejejejeje.

    ResponderEliminar
  5. eres onanista te sigues tu mismamente que tio , navarro tenias que ser jajaja

    ResponderEliminar
  6. jajajajajajajaja, prefiero follar jajajajaja

    ResponderEliminar
  7. desde luego crei haberte convencido tras nuestra charla del domingo pero veo que no, que contigo no hay manera eres un borroka involucionista jajaja

    ResponderEliminar