Páginas vistas en total

sábado, 15 de marzo de 2014

FIN DE LAS HISTORIAS CON ALMA(XV). ELIADES OCHOA ME MIRA EN EL CUARTO DE LA VIEJA TULA. LA PALMA

Sentado con las tumbadoras a mis manos, miro la cara del viejo Elíades Ochoa que me observa desde una esquina de este viejo cuarto de música, "el cuarto de Tula" como cantan mis amigos del Cuarto Son. No se ha prendido candela nunca este viejo cuarto de Veloco en la asombrosa Isla de La Palma. Y no por falta de ganas, por que la música ha sonado alta muchas veces y el olor a tabaco y ron salió por las ventanas tantas veces, que hasta el durazno del jardín sabe a dulce ron de caña cuando echa sus frutos.

Ahora veo al viejo Eliades como lo vi en su día en la terraza de Grama allá en Santiago de Cuba, aspira su puro y con un leve gesto de cabeza manda sonar al grupo y entonces, Paco, que grande eres Paco que gran amigo, ajusta sus maracas, recuerdo imborrable de otros tiempos del son y manda a sonar la banda. Carlitos afina el "tres" y nos mira con la mirada del que sabe que esa guitarra de tres cuerdas marca el ritmo del son cubano; Perdomo, a las tumbaderas,  busca con la mirada a su hijo que con apenas meses de vida ya menea las caderas orgulloso de tener un padre músico; Carlos Manso, el mellizo que salio más tarde, le rebate con las timbales y mueve su figura sentada al son del grupo y me guiña el ojo, hoy caerá esa botella de ron palmero de 16 años que recibió de regalo por su cumpleaños; Juan, tío cada vez que te escucho cantar me erizan los pelos, cierra los ojos y mira al cielo mientras rasga su bajo, desde la esquina  Aristóteles Raimundo Limonta le sonrie orgulloso; el negron se pica entonces y le escucho, como nunca antes lo escuche, toca su violín que llora, gime, se alegra y lanza vivas como si fuera humano y Raúl, el negron,  lo mima, lo acaricia lo recoge y los sube y desde la esquina de enfrente, la Vieja Troba asiente muda, que gran talento se fue de Cuba, ya lo quisieran ellos para si y en ese momento, Jorgito, el Manso mellizo que nació antes por que era más chiquito y se escabullo del vientre de su madre, rompe la noche con su voz. Dicen los que lo conocen que no hay nadie en el mundo que cante como él las canciones de Silvio Rodriguez, bueno si, el mismo Silvio. Pero para mi es Jorgito Manso, el mayor de los Manso, mi gran amigo de las noches palmeras y ahora también de las plataneras gomeras. El Rey Caney se que me envidia por tener estos amigos, me lo ha dicho más de una vez, pero yo se que lo que envidia, es poder tener esa hermosa voz.

Se apagan los puros, descansa el grupo, Eliades recoge su guitarra y la guarda, le echa el brazo  por el hombro a Rey Caney y le dice " Imagina si estuviera aquí Omara, la que se liaba compadre con estos chicos" y los veo marchar Veloco abajo riendo y soneando  y todavía en la negra noche oigo sus carcajadas cuando la luna llena aparece en lo más alto escoltada por Venus, son Omara Portuondo  y Bolita de Nieve que han estado escuchando escondidos y salen a aplaudir .


Yo cierro los ojos, quizás por el ron viejo que me guarda siempre Paco, quizás por la hermosa  música, quizás por los bellos recuerdos, pero sentado en la terraza, oliendo el azahar de los naranjos del huerto  y  escuchando las  risas de fondo, le comento a mi querido hermano y amigo gomero " Mon verdad que el cuarto de Tula, aunque se queme millones de veces, siempre estará con nosotros" y mi querido hermano me comenta:  "así es Pepe, el cuarto de Tula permanecerá siempre con nosotros mientras no se nos olvide el estribillo". Pues así sea mis amigos, no habrá ron el mundo que me haga olvidar ese viejo cuarto palmero.


5 comentarios:

  1. Joder Pepe Koldo, últimamente me sorprendes con tu narrativa, ha mejorado tanto que no sé que pensar.

    ResponderEliminar
  2. cabron navarro, si es que estoy en primero de Antropología ya, jajjaja, la fiesta que me confunde jajajaj

    ResponderEliminar
  3. Pero que te enseñan en Antropología !!! De èsto al nobel de literatura .... Tres pasos

    ResponderEliminar
  4. Que no. Que lo copias de algunos textos editados. Que cojones tiene que ver la antropologia con la literatura. jajajaja. Pero si tu ademas no tienes ni p... i... de antropologia.
    (las faltas de acentuacion en este comentario son debidas a un fallo del teclado de mi viejo ordenador)

    Gora el Zorro Rojo de Dos Reinos.

    ResponderEliminar
  5. muchas gracias Salinas por tu cariño, al viejo zorro navarro ni caso, es que esta envidioso de que cuando voy a los sanfermines lo único que saben cantar es el riau riau y eso, como comprenderás , es prosa de borrachos y no da ni para un verso, besos guapa

    ResponderEliminar