Páginas vistas en total

viernes, 12 de junio de 2015

BARES DEL MUNDO (VI): EL RINCONCILLO EL BAR MÁS ANTIGUO DE SEVILLA

En esta colección de bares que voy visitando por todo el mundo, me faltaba uno en mi tierra, Sevilla, y hoy cumplo con esa deuda.

He visitado miles de bares por todo el mundo pero en ninguno de ellos, que no sea de Extremadura, Salamanca o Sevilla he visto como el jamón se pega al plato y no se cae aunque le des la vuelta al plato. Es curioso pero solo sucede en estos sitios y en algún bar de Madrid. En el Rinconcillo también.

La leyenda o mejor la historia cuenta que “El Rinconcillo” es propiedad de la familia De Rueda desde Octubre de 1.858, pero mucho tiempo antes, desde 1670, según se desprende de la escritura pública, la casa era una taberna que ya existía Y así reza descrita: “taberna con dos puertas a la calle, y una tercera puerta, obstruida por un mostrador…” (SIC). Dicha casa fue adjudicada a la nación por Real Decreto tras las leyes de la Desamortización Mendizábal, ya que la casa donde radicaba la taberna pertenecías en su día a la Orden de San Clemente. Y la familia Rueda desde entonces la regenta por generaciones y sus tertulianos y parroquianos no han cambiado mucho..., o si.  No han cambiado los vecinos del barrio, los de la Encarnación que siguen siendo los mismos, el resto ya no es el mismo. Turistas y más turistas vienen, como yo, por la foto de haber estado en el bar más antiguo de Sevilla, se toman sus cañas, piden vino de la casa y sangria ( aggggghhhhhh¡¡¡) y se tiran selfies sin parar. Los más nos tomamos la caña de turno, pedimos jamón con la curiosidad de los güiris y al acercarnos al baño tiramos la foto de recuerdo.

Un lugar tranquilo y amable en la Calle Gerona de Sevilla, al lado de las setas de la Encarnación.Si van a Sevilla no se lo pierdan. Y pidan jamón, merece la pena. Pero sobre todo recuerden pagar con euros, porque en este bar, al abrir, se pagaba en maravedies, luego fueron reales y pesetas pero ahora se paga en euros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario