Páginas vistas en total

viernes, 26 de junio de 2015

MIS MUSEOS (VI): EL ERMITAGE

Durante el día muchos novios, desde la cercana orilla de las Isla Vasilieski, se fotografían y sueltan palomas blancas con el marco incomparable del rio Neva al paso por su orilla. En verano, cuando el sol casi ni se esconde en el horizonte y las noches blancas se apoderan de la ciudad, muchos buscamos su silueta para inmortalizar el momento en el que los puentes levadizos de San Petesburgo se abren para dejar paso el tráfico marítimo. Es el Museo del Ermitage y su visita, su historia y sus leyendas no dejan indiferente a ninguno de los millones de personas que lo visitan cada año, sintiendo que nos encontramos ante una de las joyas de los antiguos zares rusos.

"Madonna Litta" de Leonardo Da Vinci

No pretende esta estrada del blog recoger lo que en su interior se encuentra, que es mucho, dicen que si nos detuviéramos un minuto delante de cada obra, necesitaríamos 11 años para contemplar las bellas e históricas obras que allá dentro se exhiben. Solo pretendo recorrer un poco de su historia, que es mucha y muy rica.

El Museo del Ermitage se encuentra en el Palacio de Invierno de los Zares de Rusia, construido entre 1754 y 1762. Este palacio es característico de la arquitectura barroca rusa de mediados del siglo XVIII, Durante el siglo XVIII se fueron formando las colecciones del Museo.  Actualmente el Hermitage atesora más de dos millones y medio de objetos culturales y artísticos de los pueblos de Europa y Oriente desde los tiempos más remotos hasta el siglo XX.La historia del Hermitage se inicia con Pedro el Grande, cuando adquirió varias obras de arte, entre las que se encontraban David despidiéndose de Jonatan, de Rembrandt y La Venus de Táurida. Se considera que el museo nació oficialmente en 1764, cuando un comerciante berlinés envió 225 cuadros a Catalina II en pago de unas deudas. Al recibirlos Catalina quiso que su galería no fuera superada por las colecciones de otros monarcas y comenzó a comprar casi todo lo que se vendía en subastas europeas. 


Posee obras originales de Leonardo da Vinci. Cuenta con obras de Tiziano, Giorgione, Veronés, Tintoretto, Tiepolo y Canaletto. La colección de pintura española que se conserva en el Ermitage es una de las mejores del mundo. Los pintores de Flandes y Holanda tuvieron un papel relevante en el desarrollo de la pintura del siglo XVII, con obras interesantes de pintores como Rubens, Van Dyck, Jordaens y Snyders. De Van Dyck hay obras tempranas como el Apóstol San Pedro. El Ermitage tiene una de las mejores colecciones de cuadros de Rubens, 42 obras; Rembrandt también se encuentra muy bien representado en todas sus etapas.

Pasear por las salas y edificios de este enorme monumento a la cultura, nos llevará a sumergirnos en la historia de la convulsa Europa, sus avatares, sus avances, sus guerras y sus periodos de paz de la mano de algunos de los mejores ilustradores de nuestra historia universal. El Ermitage debería estar incluido en los bienes patrimonios de la humanidad que todos deberíamos ver una vez en la vida. Si a los mayores nos asombra lo que haya encontramos, a los pequeños les sirve como una clase magistral de nuestra historia, que si es administrada en pequeñas dosis, resultar realmente enriquecedora para su cultura. Sus caritas al descubrir pasajes tan importantes de nuestra cultura no deja de ser uno de los momentos mágicos de la visita.

Para los mayores, aún a sabiendas que para construir esta joya de la cultura mundial los Zares abusaron de su poder y lo crearon para ellos y negando a su pueblo su disfrute,  no deja de sorprendernos, que aún siga en pie y que podamos hoy disfrutarlo, dos guerras mundiales después, 3 revoluciones internas y miles de avatares, no han podido derribarlo. Catalina II, zarina ruda y dura, se empeño y hoy le agradecemos su empeño.

Os he dejado más fotos en este enlace

No hay comentarios:

Publicar un comentario