Páginas vistas en total

martes, 25 de agosto de 2015

CAMBOYA(y III): LA SONRISA DE LOS TEMPLOS DE BAYON


Angkor Thom está ubicada al lado del río Siem Reap y se halla fortificada por una muralla que, formando un rectángulo de 9 km2 (es decir 3 km por lado), se orienta hacia los puntos cardinales. Su nombre significa "Gran Ciudad" y se mantuvo como capital jemer desde 1181 al menos hasta el siglo XVII. El templo de Bayón de la ciudad jemer de Angkor Thom, levantada en el siglo XII tras la conquista de Angkor por los Chams, posee la expresión más bella de una cultura antigua multiplicada por 200 en sus torres y muros, todas representaciones de Buda. Una sonrisa enigmática y atrayente a la vez, que hace de este templo uno de los más hermosos del lugar.

Es un monumento único en el mundo, no solamente por representar un período de transición entre el Hinduismo y el Budismo en ese país, ni por los ricos bajorrelieves que ilustran escenas de la mitología y la vida diaria de la civilización khmer (o jemer), sino fundamentalmente por la extraordinaria, enigmática y monumental presencia de varias torres en forma de caras que pueblan este importante edificio. El Templo de Bayon es uno de los templos más representativos de Angkor y está constituido por 54 torres con caras sonrientes que miran hacia los cuatro puntos cardinales. Las caras no son todas iguales. Hay diferentes miradas, diferentes sonrisas. Cada una tiene su matiz. Éste matiz, a veces, proviene del deterioro de la propia piedra. El Templo de Bayon fue construido en el siglo XII por Jayavarman VII, el rey que abandonó el hinduismo y se convirtió al budismo, un Napoleón asiático que llevó al imperio khmer a su máxima extensión. Pasear por sus rincones entre curiosos emocionados y monjes meditantes es sin duda,  una de las atracciones más hermosas de nuestro último día en Camboya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario