Páginas vistas en total

miércoles, 13 de abril de 2016

BARES DEL MUNDO(VII): ANCA ELSABOR DE UNA VIEJA TABERNA GALLEGA EN FERROL


Maribel, la dueña, y Marí Carmen, la farmaceútica de Ferrol Vello

Al entrar un grupo de parroquianos canta un fado que quiero recordar que es "María la portuguesa", mientras una señora de pelo blanco y sonrisa eterna les sirve tazas de vino espeso. Todos superan ya la edad que Montoro les dio para jubilarse. El ambiente huele a frito y e esta calentito, fuera sopla el aire del norte y la mañana esta fría.

Sobre las paredes muchos retratos pintados a carbón. Maribel sonríe y nos saca de nuestros error cuando le preguntamos que quien son esos famosos " jajaja si son parroquianos, lo que viene aquí y beben, los pinta uno que le gusta y los colgamos" lástima que hoy no este para retratarnos. Sobre los cuadro un letrero que pone Museo de Marina. Otra carcajada, "esa Marina era mi madre, jajaj, nada que ver con el mar, ella comenzó esto y nosotras mi hija y yo lo seguimos".  La taberna Anca comenzó a funcionar hace ya casi cincuenta años de la mano de los padres de Maribel, Cholo Anca y Marina Mascaró-, y desde entonces, se ha mantenido fiel a las recetas que le dieron popularidad, como la jibia, las parrochitas, el arroz con bacalao, las habas con almejas, las cocochas y las huevas de merluza. Hoy no había huevas y nuestro menú ha sido jibias, la parrochitas y las cocochas de bacalao regado con vino blanco y una charla amena.

Elena ( la Anca), Lydia ( la hija), Mari Carmen ( la farmáceútica) y Maribel ( la tabernera)

Sentado a la mesa con una de sus habituales, Mari Carmen, la farmacéutica de Ferrol Vello durante 16 años, nos recuerda esos olores de su infancia y sonríe cuando recuerda la riña de su madre con su padre, "cuando se escapaba de la farmacia a hacer una taza de vino le caía la riña de mi madre, al llegar era inconfundible el olor de la taberna en la ropa, ella lo notaba de seguida". Y ese olor a aceite limpio, a sal marina y a vino nuevo, sigue presente en la taberna.  La casualidad hace que nos acompañe una Anca de Ferrol, Elena,  y Maribel le suelta "seguro que eres familia de los de mi marido, ya que esos ojos de color miel solo los tienen los Anca". Los Anca distribuidos por todo el mundo provienen del pueblo con el mismo nombre en A Coruña.

El Museo de Marina

Ya escribí antes de tabernas ferrolanas, pero esta parada acompañado de dos ferrolonas de lujo y en la quietud de la última hora de la mañana cuando la taberna esta tranquila, pudimos disfrutar de la charla de Maribel y Lydia su hija que será la tercera generación que se cuide de esos fogones añejos y sabios. El Anca está en la rua Castro en el número 20, frente al puerto de Ferrol y les aseguro que una parada allá, bien merece una buena charla alrededor de un vino y unas parrochitas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario