Páginas vistas en total

jueves, 21 de abril de 2016

SEVILLA: HÉRCULES FUNDO SEVILLA Y SIN QUERERLO SE ENAMORÓ EN TRIANA

Cuentas las leyenda que Hércules llego a la tierra de los tartesos, conocida hoy como Sevilla, y en sus trabajos y encargos coincidió en la época con una diosa hermosa a las que los residentes llamaban Astarte. Esta hermosa diosas vivía en Triana y paso del dios forzudo. Hércules para llamarle la atención, fundó Sevilla en la otra orilla y levantó altares en su honor y lloró sus amor, pero nunca, nunca, fue correspondido.

Astarte fue diosa fenicia que heredaron los tartesos y que se estableció en la bella Triana y desde la otra orilla enamoró una y otra vez a los dioses y los humanos. Hoy, en esta orilla hermosa de la calle Betis, contemplamos Sevilla y el río Guadalquivir como lo debió hacer Astarte y nos seguimos maravillando de la belleza de ambas orillas en primavera. Astarte era diosa del amor apasionado, siempre  aparece como una bella mujer en un carro tirado por seis leones llevando una gran cantidad de hojas de mirto y acompañada de palomas. Astarte representaba el culto a la Madre Tierra y la fertilidad, progenitora de todos los seres vivos, era también la diosa de la fecundidad, el amor y la vida.  El símbolo más común de Astarté era la luna creciente (o cuernos). Como tenía a su servicio prostitutas sagradas, al igual que Isthar, la diosa babilónica,  los profetas hebreos condenaron su culto porque era un desafío al de Yahvé por el carácter licencioso de su culto.

Los motivos de la desaparición del pueblo de los Tartesos, ocurrida en el siglo VI a.C., sigue siendo una incógnita para los historiadores, con ellos despareció también Astarté y el culto que en Triana se representaba.

Este post es un homenaje a Triana, a la calle Betis y a todos los que siguen paseando y admirando la gracia de sus comercios y de sus gentes, pero sobre todo, es un homenaje a la mujer trianera y a la mujer que la visita y que representa el orgullo de una ciudad que cada vez se aleja más del ideal de lo que representó Astarte: la belleza, el orgullo y el amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario