Páginas vistas en total

martes, 26 de abril de 2016

CARMONA: LA NECROPOLIS, UN BOTICARIO, EL CALABAZO Y UN FRANCÉS... Y NO ES UN CHISTE

Hoy este artículo es más relevante tras el descubrimiento en Tomarés (Sevilla) de anforas cargadas de monedas de bronce de la era romana. Ese hito es, como este artículo, un homenaje a los arqueólogos y antropólogos que cada día realizan su labor con escasos medios y mucha fé.

Todos los farmacéuticos y amigos juntos en la rebotica de una farmacia de Carmona en Sevilla, como ilustra la foto, y el título de ese post, nos puede llevar a error, no es un chiste, todo lo que les cuente hoy, sucedió y es muy interesante, como la cara que nos puso la boticaria cuando nos presentamos 14 personas en su botica a hacernos esa foto, pero es que la ocasión lo merecía, a saber:

LUIS REYES "EL CALABAZO":  "probe" como dirían en el pueblo y medio mago, se dedicaba a recolectar hierbas medicinales allá por finales del siglo XIX en Carmona. Con una vieja azada y una guadaña paseaba cada día por los alrededores de la ciudad buscando su sustento y de vez en cuando, encontraba vasijas y restos de cerámica y otros objetos que fue guardando en su choza. Ni él ni por supuestos sus familiares ni otros del pueblo imaginaron nunca que aquellos objetos podrían tener, cientos o miles de años y que con ellos se iniciaría una colección arqueológica que dio pie a una sociedad, una amistad de años entre un sevillano y un inglés, y hoy a un museo que disfrutamos muchísima gente. El Calabazo fue un salteador de tumbas y un pionero de la arqueología, sin saberlo, a la vez.

JUAN FERNÁNDEZ "ELBOTICARIO":  El boticario de Carmona, hombre culto y coleccionista en sus ratos libres. Conoció al "Calabazo" ya que le encargaba las plantas con las que hacía sus mejunjes y pócimas en la rebotica. Compró durante algunos años al "probe" esas reliquias y antigüedades que este encontraba por las tumbas de lo que hoy es, la necrópolis romana más famosa del sur de España. Primero solo y luego con varios amigos, escarbó y escarbo la tierra amarilla de Carmona y consiguió una gran colección de antigüedades con las que formó una gran colección y son hoy parte importante del Museo de Carmona.Tambien fue impulsor de la Sociedad Arqueológica de Carmona.

EL FRANCÉS: George Edward Bonsor nace en la ciudad francesa de Lille, de donde era su madre, en 1855. Su padre fue un ingeniero inglés que trabajó en las Minas de Riotinto. Quedó tan gratamente impresionado por Andalucía que  animó a su hijo, un poco perdido y desorientado, a marchar al sur y conocerla. Este acompañó a su padre en sus viajes profesionales por Europa, lo que fue esencial en su educación. El viaje fue una constante en su vida. Estudió en la escuela de Bellas Artes de South Kensington de Londres y en la Academia Real de Bellas Artes de Bruselas, formación muy valiosa para sus posteriores investigaciones arqueológicas. En 1880 llega a España y al poco tiempo la visita de una tumba romana con pinturas en Carmona le conmueve tanto que decide consagrar su vida a la Arqueología. Bonsor fue un  pionero, un enamorado de Sevilla y Carmona y de sus mujeres,con una de ellas se casó y murió a su lado cerca de su pasión.

Todos ellos fueron necesarios para el descubrimiento, instigación y conservación  de la necrópolis de Carmona y del gran descubrimiento de la cultura tartésica. "Tartesos fue el nombre por el que los griegos conocían a la primera civilización de Occidente situada en el suroeste de la Península Ibérica. Fue el primer estado organizado que se formó en la Península Ibérica, hacia finales del segundo milenio antes de Cristo, y que adquirió una extraordinaria personalidad política y cultural.
Los tartesos fueron los primeros hispánicos que se relacionaron con los pueblos históricos civilizados del Mediterráneo oriental, llegados al litoral peninsular con propósitos de tráfico mercantil. Por ello y por su riqueza minera, Tartessos alcanzó inmenso poderío. El país de los tartesos es citado en numerosas fuentes históricas siempre como pueblo rico y rebosante de esplendor".

Astarte, la diosa de la que os hable en mi anterior post, fue probablemente la diosa de los descubrimientos de Bonsor. Gracias a todos ellos por su trabajo y gracias a al Junta de Andalucía por hacer el esfuerzo de la gratuidad de todos los museos públicos de la tierra..., es lo mínimo por la cultura de un país: conocer a sus héroes y sus personajes más celebres. Os he dejado más fotos en este enlace. Y si vais a Sevilla contactar con Gargola que os ayudará a planificar la visita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario