Páginas vistas en total

martes, 31 de enero de 2017

NORUEGAON ROAD (IV): CAZANDO AURORAS EN LA PLAYA DE RAMBERG

Como Frank Capa, Ernets Heminway y tantos otros curiosos reporteros que desembarcaron hace más de 70 años sobre las playas de Omaha en Francia y vieron caer el fuego enemigo y sufrieron y vivieron de cerca la brutalidad de la guerra por el simple hecho de vivir a fondo su profesión, así me he sentido esta noche cuando hemos caído como ávidos curiosos con nuestras cámaras sobre la playa de Ramsberg en la costa ártica de las Islas Lofoten en Noruega.

Veníamos de una semana de lluvia intensa, cielos cubiertos y temperaturas inusualmente altas para este época del año, sin sensación de frío y sobre todo sin apenas ver una aurora boreal en plena fase alta.Solo algunos retazos en la noche del domingo, muy emocionantes para mis amigos y compañeros de viaje pero, que apenas pudieron colmar sus emociones por encontrarse de frente con uno de los fenómenos más buscados  de cuantos podemos ver en la naturaleza.

Ya desde la tarde intuíamos que el tiempo cambiaba,  nuestro radar nos avisaba de tormenta solar.Es por ello que decidimos marchar sobre una de las playas más hermosas de las islas.  Ramberg es una pequeña villa situada en el municipio de Flakstad y es considerado uno de los enclaves más impresionantes de las Islas Lofoten. Su magnífica playa de arena blanca, corrida por varios arroyos que caen de la montañas,  se abre imponente ante el frío norte y es uno de esos sitios elegidos para ver, en toda su magnitud, el sol de medianoche nórdico. En su larga playa de arena blanca se ha visto al  príncipe Haakon  y su familia de vacaciones. Hoy la playa estaba semidesiertaen el frío invierno, solo una decena de aficionados a la fotografía se han acercado hasta ella, una docena más, mi grupo ha tomado la playa.

No ha habido fuego antiaéreo nazi ni sobrevuelo de cazas ingleses como sucediera en la segunda guerra mundial. Hoy,  las auroras boreales se han apoderado de la playa en toda su magnitud. Han hecho suyo el entorno y han entrado de norte a sur tomando el cielo y lanzados sus reflejos sobre al húmeda arena y el mar calmado de esta noche. Primero como suspiros de las hadas del norte que nos llegaban frescos a la cara, más tarde como pequeños remolinos de ansiedad, luego un estallido de verdes, naranjas y rojos y por último, como una expresión de luz que la ha inundado todo haciéndonos lanzar gritos de alegría.

Hoy en la playa de Ramber, en la isla de Flakstadøya ha sucedido algo que a sus escasos 350 habitantes les parece normal pero que para el resto de los humanos es algo inusual, salimos a cazar auroras boreales y ellas nos engulleron a nosotros.

Os he dejado más fotos en este enlace.


2 comentarios:

  1. Que suerte que hayáis tenido buena caza / cosecha de Auroras, vale la pena, a pesar de haberlas visto hace poquito más de un mes, das mucha envidia, espero repetir :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y YO ESPERO VERTE ALLA, este año vamos a ir a buscarlas a Islandia tambien en el puente de la constitución, asi que animos, un beso desde el frio norte paciña #norwayonroad

      Eliminar