Páginas vistas en total

domingo, 18 de febrero de 2018

EL ACEITE DE PALMA ESTA MATANDO AL ORANGUTÁN

Cuando el verano pasado caminaba solitario por las selvas de Sumatra y miraba al canopy arbóreo buscando orangutanes, una desazón se apoderaba de mi, apenas quedaban animales salvajes, cada vez son menos frecuentes los encuentros con ellos en libertad. En Borneo podemos verlos en los centros de recuperación en semilibertad y los que nos embarcamos por el río Sekoyer, todavía los podemos admirar en libertad, pero realmente cada día quedan menos y la culpa la tenemos todos, si todos.., tú también.

Acaban de presentar un estudio sobre el estado del orangután en la selvas de Borneo y aunque el resultado ha sorprendido a todos porque hay más de los que se esperaban, realmente están desapareciendo a un ritmo insoportable. Se estimaba que a finales del siglo pasado había cerca de un cuarto de millón de orangutanes de Borneo.  Según los datos del recuento de 2015, han muerto por causas no naturales casi 150.000 ejemplares. La deforestación y la persecución por los humanos están detrás de tanta mortandad. En el estudio han participado investigadores de una treintena de organizaciones y universidades ha venido recopilando datos desde 1999. Su muestreo ha permitido elevar el número de ejemplares que había al comenzar este siglo y evaluar la seriedad de su declive como especie.
Según los datos aportados en la revista  Current Biology, estima que hay ahora 148.500 orangutanes menos de los que había en 1999. La isla de Borneo está divida entre Indonesia, Malasia y el sultanato de Brunéi, hay tres grandes metapoblaciones de orangutanes. En Malasia donde estuvimos hace cuatro años, apenas quedan ejemplares en libertad en Sarawak y algunas escasa poblaciones en Sabah, las dos poblaciones en las que se dividen los malayos. La más numerosa puebla la ladera occidental de la cordillera Schwaner, que divide en dos la isla entre este país e Indonesia. En 16 años, han desaparecido 42.500 orangutanes, quedando solo unos 40.000 en 2015. Al oriente de la cordillera, quedan unos 16.800 de estos primates de los casi 40.000 que había en 1999. Por último, en Karangan, al este de la isla, de los 17.000 orangutanes que había, hoy han pasado a apenas 9.000.

La mayoría de las muertes se producen por la caza furtiva y al asesinato de orangutanes cuando se cruzan con los humanos, por ejemplo, cuando entran en sus fincas y las plantaciones buscando comida porque ya no tienen selva y sobre todo por la quema de selva para plantar aceite de palma.

También se matan para comérselos ya que la población muchas veces pasa hambrunas y las crías para el  tráfico de animales de circos, zoológicos y medicina.




Gobiernos corruptos, industrias criminales que no valoran el bien común, codicia abusiva y escasos conocimientos son sus principales enemigos, con los gobiernos poco podemos hacer, con la codicia humana, menos, pero si al menos miráramos las etiquetas de lo que consumimos y descartáramos todo lo que lleve aceite de palma, estaríamos ayudando a la no deforestación de las selvas vírgenes de Borneo. Es así de fácil.

En Agosto volvemos a la Selva de Borneo para admirar a estos bellos animales, parientes tan cercanos nuestros que hasta casi da miedo pensarlo. Tenéis toda la información en este enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario