Páginas vistas en total

domingo, 26 de febrero de 2012

UN DESIERTO DE PELÍCULA: WADI RUM. JORDANIA(VII)

Una ligera brisa amenaza con hacer estallar una tormenta de arena cuando alcanzamos los farallones de los "siete pilares de la sabiduría" y un asustadizo sol se deja querer entre unas ligeras nubes dorando las ya de por si doradas arenas del Wadi Rum. Este pequeño y hermoso desierto jordano no paso a la historia por sus arenas doradas, ni por sus gigantescas rocas hogar de aves de rapiña como el halcón de berbería, ni tan siquiera por sus barrancos que albergan río subterráneos de agua que alimentan la ciudad de Amman. Este sutil desierto pasó a la historia por haber sido el hogar del aventurero, militar, espía y guerrillero Lawrence de Arabia. Cosas que tiene la vida y eso que el inglés no dejo muy buenos recuerdos en los países árabes, a pesar de que un beduino la ha tallado su cara en una roca en el barranco que le sirviera de guardia.

Hoy aquellos beduinos que forjaran la leyenda del mítico inglés, se dedican a pasear turistas en modernos todoterrenos que hacen derrapar por las dunas o a pasearlos en camello cerca de las rocas que pintaran sus antepasados cuando las caravanas camelleras que lo atravesaban se contaban por miles de camellos. Algunos dormitan bajo las paredes rocosas esperando al turista que les saque del duermevela.

Aún así, ese mítico desierto es una pequeña joya que nos guarda Jordania. Pensábamos que ya lo habíamos visto todo en Petra o el Mar Muerto pero no, recorrer las arenas con la cámara, buscando escorpiones entre las piedras, dejarse caer rodando por algunas de las enormes dunas que se recostan sobre los enormes peñascos o tomar té estirado en una alfombra con los beduinos en algunas de sus tiendas esparcidas por todo el desierto mientras intentan tomarte el pelo a carcajada abierta, son instantes que hacen a este desierto una joya digna de visitar. Sentado sobre la arena fina vi venir la tormenta y decidimos regresar a la seguridad del hotel, no sin antes sacar las últimas instantáneas de nuestra corta visita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario