Páginas vistas en total

viernes, 17 de febrero de 2012

EL VALOR DE UN MAR MUERTO. JORDANIA (IV)

Mucho tiempo ha transcurrido desde que el Dios de los Cristianos, separara las aguas del mar Muerto para que pudieran pasar Josúe y sus judíos tras la muerte de Moisés en el Monte Nebo en busca de la tierra prometida. Mucho ha llovido también, desde que a orillas de ese mismo mar, en la desembocadura del río Jordán, Juan el bautista, el profeta cristiano, convenciera a miles de personas a abrazar la nueva fe que comenzaba. Hoy en día, el Mar Muerto, que separa Jordania de Israel, es un balneario donde europeos y árabes vienen a curarse de sus enfermedades de la piel y donde las grandes cadenas americanas de hostelería, instalan macro complejos con spa y piscinas de aguas milagrosas. Ver a turistas envueltos en barro es otra de las imágenes de referencia.

El Mar Muerto es un lago salado, situado en la depresión del Gran Valle del Rift que atraviesa África desde una punta a la otra y es el lugar más bajo de nuestra planeta. Situado a 407 metros por debajo del nivel del mar, recibe las aguas del río Jordán y otros acuíferos menores y de las escasas precipitaciones de lluvia que caen en la zona. Debido a la sobreexplotación del Jordán, hoy el Mar Muerto pierde un metro de agua cada año y es posible que, si nadie lo remedia, este Mar Muerto este definitivamente muerto en 50 años. Su salinidad es tan profunda que es imposible hundirse en sus aguas debido a la gran concentración de sal que hay en sus aguas. Es la típica imagen del turista leyendo el periódico sobre las aguas del Mar Muerto.

Hace algunos meses escribí un artículo sobre la extremofilia, la capacidad que tienen algunos seres vivos de vivir en circunstancias extremas, pues bien en este lago salado, uno de los más salado del mundo, viven las artemias, unos minúsculos seres vivos, como gambas en miniaturas que se adaptaron al medio.

En sus orillas hoy se extiende una gran industria química que explota sus riquezas por parte de ambos países, aunque hace algunos siglos, esas mismas orillas acogieron la ciudades de Sodoma y Gomorra y en sus laderas vivió Lot con sus hijas y se encontraron los famosos manuscritos del Mar Muerto que dicen, hacen tambalear algunas de las doctrinas de las tres religiones monoteistas. Religiones que, como veis en la foto, tienen formas diferentes de disfrutar de las aguas más productivas del Medio Oriente

No hay comentarios:

Publicar un comentario