Páginas vistas en total

domingo, 17 de junio de 2012

LA ESCAPADA EN SANTADER(III): LAS ANCHOAS DE SANTOÑA

Dicen que tienen mucha fama y la verdad es que estar en Santander y no hacer una escapadita a Santoña a comerse una anchoas, tiene delito. Sobre todo con la buena conexión que hay no solo por carretera sino con autobús y tren de vía estrecha que paran en la misma plaza en la capital cántabra. Y aunque el tiempo de esta primavera esta bastante revuelto, allá que nos escapamos en búsqueda de las anchoas.

En gastroturismo lo tenemos claro y el motivo de este post, no es aconsejarles que se vayan de paseo por la playa de Santoña hasta el monumento a la virgen, que lo pueden hacer, ni tampoco que se hagan un sendero en las afueras del polígono que alberga casi todas las conserveras de Santoña por el Parque Natural de las marismas de , que es muy agradecido y en el que en temporadas de migración veran ustedes el espectáculo  de bandadas de aves marinas revoloteando por las charcas y lagunas del lugar. No el motivo de este post es que sepan ustedes distinguir las anchoas del cantábrico de las anchoas del mediterráneo.

En Santoña se envasan y se venden las dos, casi todas las conserveras lo hacen por un motivo de negocio y de que no siempre hay anchoa cántabra. Pues bien, una vez sabido esto, en cualquier tienda, bodega o fábrica se venden las dos, ¿la diferencia?, la primera el precio, la del norte es más cara, la otra diferencias la encontraran en el sabor. A saber, los peces que viven en aguas frías, crean una fina pel´ciual de grasa para protegerse del frío, esa película hace que los pescados en salazón como la anchoa, el atún, la caballa o los jureles, no absorban todo la sal del proceso de secado y conserven su sabor mejor, siendo la textura además más suave y melosa. Por ello cuando ustedes prueben las dos anchoas, en todas las tiendas se las ofrecerán, notaran la diferencia de la anchoa del norte más suave que la mediterránea, más salada.

Pues dicho esto, solo ddeben comparar precios y calidades y atreverse a traerse, como hice yo, varias decenas de altas de octavillo o de kilo para tener aperitivo para toda la temporada de verano. Les recomiendo las de casa Emilia, son de toda la vida y están bastante bien de precio. Que las disfruten.

No hay comentarios:

Publicar un comentario