Páginas vistas en total

sábado, 16 de noviembre de 2013

MARRAKECH. EL ENCUENTRO CON LA CIUDAD: LA KOUTOBIA (I)

Dicen que en Sevilla y Rabat tiene sus hermanas y que fueron paridas con su gracia y estilo. La verdad es que la Koutobia, la torre que es símbolo de esta ciudad, se mantiene desde hace 9 siglos, esbelta, inhiesta, mirando al Islam desde las alturas. También llamada la Torre de los Libreros (el Koutubiyyin) por el mercado tradicional de libros que había en la zona, la torre se erige entre la Medina y el barrio de Geliz.


En su día fue el minarete de la religión, hoy es símbolo cultural de su pueblo. Rodeada por magníficos rosales y alamedas, la Mezquita de la Koutobia, se encuentra en el interior de la Medina, cerca de la Bad Jedid. Es famosa sobre todo por su minarete de base cuadrada, que hizo construir Yacoub el Mansour, el gran visir de la ciudad, a finales del siglo XII y que representó el modelo de referencia para la Giralda de Sevilla, y para la Torre Hasan en Rabat. La torre es el edificio más alto de Marrakech con 77 metros de altura. Esta culminada con globos de bronce, pero antiguamente toda la superficie del minarete estaba cubierta de decoraciones de cerámica y estuco. Los muecines llaman a los fieles a la oración ritual cinco veces al día. Me gusta sentarme a oírlos y ver como las riadas de fieles caminan hacia el templo. En su sala central se reúnen hasta 20.000 fieles en la oración de viernes.

Como sus hermanos los gitanos sevillanos que venden la buena suerte o el romero, alrededor de La Koutobia, aguadores y vendedores zalameros nos persiguen con sus bagatelas. Cuando cae la noche y el bullicio de la cercana Jamaa el Fna la despierta, la Koutobia se viste de gala para iluminar la fría noche de Marrakech. El aire se llena de olores a fritos e inciensos, la luz amarillenta que ilumina la escena la hace, aún si cabe, más bucólica  y las miles de personas que deambulamos a su alrededor enciendemos el colorido de esta hermosa ciudad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario