Páginas vistas en total

jueves, 21 de noviembre de 2013

MARRAKESCH, JAMAA EL FNA. PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD (III)

Esta gran plaza de forma irregular que hasta hace no mucho era de tierra roja es el corazón y pulmón de la Medina de Marrakech... Se levanta siempre muy temprano, con las primera luces del sol y se mantiene somnolienta hasta bien entrada la mañana. A partir de esas horas su faz cambia y miles de vendedores la toman al asalto. El teatro de la vida se pone de manifiesto con vendedores ambulantes de todo tipo, mujeres que por unas rupias pintan las manos y pies con henna; aparecen los domadores de monos y serpientes por las esquinas, los vendedores de agua y de quincallas miles.

En el suelo muy serio me mira un anciano y me ofrece asiento a su lado. Es el dentista. Elementos rudimentarios, sucios, inimaginables forman su arsenal curativo. Algo inaudito para la cultura occidental. También hay un sanador que explica posiciones amatorias y vende un elixir afrodisíaco. Un curioso teatro donde los monos, vestidos de humanos, son los actores y donde decenas de niños ríen compulsivamente. Un anciano con las cuenca vacías, toca el tradicional “guambri” y mueve con los pies las sonajas.

El anochecer transforma Jamaa el Fna. Los puestos de comidas humean el ambiente con olores a carne de cabra y oveja, especias fuertes y el olor a aceite lo invade todo. Comienzan a aparecer malabaristas, músicos y hasta varios faquires humean la noche. El Faro de la Koutobia lo ilumina todo. Una enorme luna llena la preside. Muchos vendedores nos rodean intentando llevar algo de dinero a casa esta noche.

Me siento en el Café de París, me pido un te y con la libreta en la mano intento dibujar algo de esta maravilla que la UNESCO proclamo Patrimonio de la Humanidad. Nunca tanta gente y tanto bullicio reclamo mi atención como esta noche lo hizo esta plaza de Jamaa el Fna.

Otro post relacionado en el blog http://laescapadadelturistaaccidental.blogspot.com/2010/04/marrakesch-la-medina-un-placer-de-los.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario