Páginas vistas en total

lunes, 24 de noviembre de 2014

SOCIEDADES GASTRONÓMICAS VASCAS O PEÑAS ANDALUZAS O LA VIDA SOCIAL QUE PERDEMOS



Las sociedades gastronómicas vascas o navarras, las peñas andaluzas o algunos locales de reuniones en Castilla dejan de ser un lugar gastronómico y se convierten en un eje importante de la vida social, en las que los socios o simpatizantes se reúnen en un local habilitado con cocina para comer o cenar, bien en compañía de otros socios o de familiares o invitados. Estas sociedades además son con frecuencia más que un espacio gastronómico ya que aglutinan actos sociales, culturales y a veces hasta deportivo y no es raro durante las jornadas encontrarse en sus salas a los socios debatiendo, jugando u ocupando su ocio más allá de una almuerzo o una cena. Son, a veces, sustitutivo, de esos espacios que nuestros sesudos políticos nos roban para la actividad social del barrio.

He estado esta semana compartiendo cena en una sociedad navarra con varios amigos y como sucede en la peña que mi padre dirigió muchos años en Sevilla, que parodiaron con gracias Los Morancos, el compañerismo, la convivencia y buen rollo es lo que se percibe en el ambiente. Mientras unos compañeros cocinaban, Manolo y Luis, otros como Javier ordenaban la mesa y otros departíamos alegremente sobre Podemos y sobre las posibilidades de estos sesudos profesores de universidad, ( cuanta ciencia y sapiencia con una copa de vino en la mano). Gambas, jamón, bacalao,..., vino, mucho vino y charla mucha charla.

Os imaginais (politicamente quiero decir) un lugar donde el  sistema se basa en la confianza y la autogestión, donde pagas lo que consumes sin dudar y limpias lo que ensucias con diligencia para que otros los disfruten,  estas sociedades y peñas se convierten en espacios de confianza para los socios y sus invitados, algo a medio camino entre la mesa de la cocina de la abuela y el bar de "Paco el de la esquina". Allá es posible acabar una comida cantando o echando un "mus" o porque no, discutiendo de fútbol con los de la mesa de al lado. Asistir a una sociedad gastronómica a comer o a cenar es una inmersión en la cultura "vasca" como tomar cañas en una peña andaluza es hacer la misma inmersión a la andaluza. Imposible esto para nuestros políticos.

Estas sociedades  peñas nacen del trasvase de gente del campo a las ciudades a trabajar allá por los inicios de la revolución industrial y hoy se mantienen en boga, siendo vehículo de concertación, amistad y convivencia entre las gentes que las frecuentan, quizás nuestros políticos deberían hacerse socios de alguna des ellas. 

2 comentarios:

  1. Vaya cara de susto que tienen los dos cocineros de la primera foto.
    Normal, pensaron que los pondrías a parir en este blog y se acojonaron, jajajajaja.
    La verdad es que es bueno que los asustaras, se esmeraron y estaba todo excelente. Hasta que no llegaron los cubatas, no se relajaron, jajajajajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues yo no vi los cubatas a mi me llego un triste pacharan jajajaj, pasales copia que lo lean y si quieren la foto que la pidan

      Eliminar