Páginas vistas en total

sábado, 6 de junio de 2009

EL BOSQUE DE ANAGA. TENERIFE (ESPAÑA)


El espacio protegido del parque rural de Anaga se sitúa al noreste de la isla de Tenerife, en la comunidad autónoma de Canarias. Creado en 1987 por el Gobierno de Canarias, su superficie (14.419 ha) se extiende por los municipios de Santa Cruz de Tenerife, La Laguna y Tegueste. El macizo de Anaga es geológicamente una de las zonas más antiguas de la isla de Tenerife. Anaga fue uno de los reinos guanches de la isla y conserva aún casi intacto buena parte de los bosques originarios del terciario. En Anaga podemos descubrir aún playas aisladas e islotes desafiantes como los de Anaga, de Almáciga y Benijos y muchos de sus monumentos naturales son atalayas desde las que contemplar la inmensidad del Atántico, como el pico del Inglés o el Bailadero, lugar de antiguos encuentros de lo guanches.


El viento alisio cubre casi cada día del año las cumbres del monte llenando de humedad y bucólicas imágenes el paisaje. La humedad de los alisios permite la existencia de los bosques de Anaga, de sus brezales, helechos y laurisilva. Caminando por sus senderos sentiremos la humedad del salado viento en nuestras caras y vadearemos charcas como si de un monte jurásico de tratara. Bien es cierto, que como en toda Canarias, la fauna es escasa y rala, pero ello no quita ni un ápice de emoción al paseo.


La formación vegetal del interior del bosque es conocida como Laurisilva. Este bosque era el más común en la cuenca mediterránea durante la era Terciaria, (hace 20 millones de años). Después del periodo glacial que dio paso a los desiertos del norte de África, esta vegetación desapareció de los continentes y solo quedo albergada en el archipiélago de la Macaronesia que comprende las islas de Azores, Madeira, Cabo Verde y nuestras Islas Canarias. La mancha de bosque más representativa del laurisilva es el Parque Nacional de Garajonay en La Gomera, así como las cumbres de la Isla de El Hierro o el Cubo de la Galga en La Palma. Realmente es una maravilla que merece la pena descubrir. Nosotros lo hicimos de la mano de Airam, un descendiente de aquellos guanches primitivos que fueron casi exterminados por los conquistadores. Su empresa EL CARDÓN EDUCACIÓN AMBIENTAL es una empresa especializada en Medio Ambiente y Ecoturismo enseña a los visitantes lugares inolvidables de la isla de Tenerife. http://www.elcardon.com/

Al caer la tarde se aconseja ir a descansar a uno de los hotelitos rurales más acogedores de la isla. http://www.costasalada.com/, situado en Valle Guerra cuesta encontrarlo, pero la vista abierta al mar, la tranquilidad de su jardín y el sonido del océano al anochecer, son el premio ideal para una jornada de ensueño.

Hemos actualizado esta entrada con la expedición que Ecowildlife ha montado siguiendo los pasos de Alexander von Humboldt en Tenerife en este enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario