Páginas vistas en total

miércoles, 14 de marzo de 2012

EL NATURALISTA EN EL PARQUE NACIONAL DE DOÑANA: LA LECHUZA CAMPESTRE

Andábamos estos días por el Parque Nacional de Doñana con Ecowildlife, buscando rastros, lugares y sitios para escapadas y nos topamos de frente con la Lechuza Campestre (Asio flammeus) un ave que realmente  enamora al naturalista. Tiene el mismo tamaño que el búho chico, pero su envergadura alar es mayor casi de1 m. Tiene orejas de pluma, sin sobresalir. Reposa en el suelo y su vuelo es a ras de suelo

Es un ave errática, que descansa e incuba donde hay abundancia de alimentos, ratones sobre todo y emigra cuando éstos escasean. Invernan en la cuenca mediterránea y al sur del Sáhara. Esta Doñana seca es para ellas un paraíso de comida. En verano vive en la zona de Eurasia templada y fría, aparte de toda América del Norte y parte de América del Sur, incluyendo las Islas Galápagos.

En primavera se cortejan y la hembra pone e incuba  de 3 a 5 huevos, depositados a intervalos de dos días. Los jóvenes salen del nido a los 14-17 días. Se esconden en la vegetación del suelo. Llaman la atención de los padres, que vuelan llevando comida, mediante silbidos suplicantes. Y a las 4 semanas ya vuelan. Se detiene a descansar sobre rocas y postes, pero casi nunca sobre los árboles. Es activa sobre todo en el crepúsculo. En ocasiones se posa en un sitio para examinarlo todo con mayor atención. Y allí la encontramos sobre unos tocones secos, mirándonos fijamente. Y allí la dejamos tranquilamente descansando en esta estación seca de Doñana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario